Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Bebés: juegos para estimular la memoria

Niña jugando a un juego de mesa para ejercitar la memoria

Jugar, la mejor forma de aprender
En los primeros años el bebé se desarrolla a un ritmo vertiginoso, el cerebro está evolucionando de forma extraordinaria. Alrededor de los 12 meses el niño comienza a memorizar situaciones que le producen placer y le descubren cosas nuevas. En este contexto, el juego se convierte en una poderosísima herramienta de aprendizaje. Con unas sencillas técnicas, basadas en el juego y en la repetición, podemos fomentar la memoria de los más pequeños, lo que le ayudará más adelante, cuando el aprendizaje se vuelva más formal.

 
La memoria evoluciona con el tiempo
Como todo el desarrollo cerebral, no en todas las etapas son iguales. Así va cambiando la memoria de los bebés:

  • A los tres meses. El bebé empieza a reconocer objetos conocidos, diferenciándolos de los que no conoce. Puede imitar pequeñas acciones y retenerlas durante unos segundos.
  • A los seis meses. Pueden reconocer personas más allá de su entorno cercano si las ha visto con anterioridad. Empieza a descubrir la relación causa-efecto, se da cuenta de que si aprieta un botón, el juguete suena y tenderá a repetir acciones que provoquen un cambio a su alrededor.
  • A los nueve meses. Empieza a dar muestras de que recuerda los objetos. Si escondemos un juguete, intentará seguirlo con la mirada y lo buscará.
  • A partir del año. Se produce un cambio muy importante, el lenguaje está en plena explosión y el niño empieza a familiarizarse con las palabras. La adquisición de la lengua, le hace trabajar la memoria y le ayuda a fijar los recuerdos. Reconoce personas, se asusta o no, dependiendo de su experiencia vital a determinadas situaciones concretas. Por ejemplo, si el ladrido de un perro le ha asustado, puede llorar si después lo vuelve a escuchar.
  • A los dos años. Desde los dos años, el bebé empieza a ser consciente de sus recuerdos. Al principio, la memoria visual es más fuerte que la verbal, pero según vaya adquiriendo la capacidad lingüística, la memoria verbal irá incrementándose.

Como ejercitar la memoria
Los juegos son la forma más apropiada para ejercitar la memoria, ya que la memoria se compone de recuerdos, pero también de emociones. Se dice que la memoria es selectiva, esto quiere decir, que recordamos mejor aquello que nos impacta positivamente, que deja un poso agradable en nuestro cerebro. El juego permite que los niños centren su atención y tiendan a repetir aquello que les gustó. Es por eso, que los niños enseguida reconocen melodías, palabras o rimas, que ayudan a recordar lo aprendido durante largo tiempo.

 
Mejorar la atención y entrenar el cerebro es posible con unos sencillos juegos, que los bebés y los padres disfrutarán por igual. Te mostramos cuales:

  • Cucú, tras. Desde los 10 meses se puede jugar a este juego que trata de esconder objetos e intentar encontrarlos. Primero, escondiéndote detrás de tus manos, pero luego se puede realizar con objetos. Puedes usar un pañuelo para tapar un juguete e incitarle a que te diga dónde está. Según va creciendo puedes complicarlo, escondiendo distintos objetos e intentando que los encuentre.
  • Canciones. La repetición unida a un ritmo o melodía sencilla son una fuente inagotable de enseñanza para los más pequeños. Los niños aprenden rápidamente a través de las canciones gracias a una rica tradición popular que pasa de generación en generación.
  • Rutinas. Las rutinas ponen orden en la vida de las personas, y son claves para el buen desarrollo de los niños, les da confianza y tranquilidad. Podemos aprovechar la fuerza de algunas canciones para memorizar el nombre de algunas cosas o para establecer rutinas. Por ejemplo, para lavarse las manos antes de comer.
  • Juego de las parejas. Ya sean cuentos auditivos, donde aparece un lobo y el sonido que hace, o bien juegos tipo memory. Los juegos de asociación son muy beneficiosos para fomentar la memoria.
  • Veo, veo. El famoso juego de buscar cosas que “el otro” ve fomenta el recuerdo de términos y los niños lo pasarán en grande. Si son muy pequeños, se puede comenzar yendo por la casa, nombrando los distintos elementos. Un cuadro, una lámpara, la cama… El niño lo disfrutará y le ayudará a recordar el nombre de los objetos.
  • Conversación. Hablar con el bebé de las experiencias que habéis vivido, además de fomentar el lenguaje, es una forma de hacerle recordar. Os podéis ayudar de un álbum de fotos, que permita al bebé a recordar determinadas situaciones.
Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.