Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis

Hablar: la mejor estimulación para tu bebé

Madre habla con su bebé para desarrollar su lenguaje

El lenguaje es la base comunicativa de las personas y uno de los procesos de aprendizaje más apasionantes de la crianza de los niños. Comienza a desarrollarse desde que nace, ya que mucho antes de pronunciar su primera sílaba, el bebé escucha cómo hablamos, observa los ritmos del lenguaje y va integrándolos en su memoria. En estos primeros momentos es fundamental el papel que juegan las personas que pasan más tiempo con el niño. Si hablan a menudo al bebé e interactúan mucho con él le están dando una oportunidad única de estimular su cerebro y contribuir a desarrollar una parte esencial de su crecimiento.

El prestigioso psicólogo estadounidense B. Frederic Skinner sostuvo que “la actitud de los padres no debe ser pasiva” ya que el medio que rodea a los niños tiene un papel clave en el desarrollo de los pequeños. Estimular las capacidades lingüísticas es importante porque el lenguaje es una de las claves de la vida psíquica de las personas y una herramienta para pensar que contribuye al desarrollo de la inteligencia. Además, es fundamental para desarrollar las relaciones sociales, por lo tanto, contribuye enormemente al bienestar social y afectivo de los más pequeños. Cuando existe alguna deficiencia, ésta puede afectar a áreas cognitivas, emocionales, conductuales o a las habilidades sociales.

Icono con bocadillos de comentarios Comentarios: 2 ¿Quieres hacer uno?
Leer más

Cómo conseguir que tu hijo sea feliz

Niños felices en el campo rodeados de flores

Conseguir la felicidad es un anhelo que tenemos todos los seres humanos. Es un estado de plenitud que se alimenta disfrutando de las pequeñas cosas y siendo agradecido con la vida. Algo que parece sencillo, pero que muchos se pasan la vida buscando. Cuando tenemos hijos, queremos que los niños crezcan felices y plenos, y que disfruten al máximo de la infancia. Hay que tener en cuenta que existe una predisposición genética a disfrutar más o menos y ser felices, sin embargo una gran parte se debe también a nosotros mismos, desde pequeños podemos aprender a ser felices desarrollando una serie de aptitudes. La felicidad es un estado subjetivo con dos vertientes, la afectiva (basada en la experiencia de la emoción positiva) y la cognitiva (que nos hace sentirnos satisfechos con nosotros mismos).

La felicidad va cambiando con el tiempo y según la edad del niño se basa en necesidades distintas. Los expertos señalan que tan sólo un pequeño porcentaje de la felicidad se debe a circunstancias externas y que podemos trabajar para aumentarla. Los seres humanos poseemos un increíble potencial de mejora que depende de nuestros pensamientos y nuestros actos, por esto podemos enseñar a los niños a ser felices desde pequeños. Así, desde el nacimiento hasta los dos años las experiencias infantiles se basan principalmente en el cariño y en el contacto físico que en estas edades es fundamental ya que las muestras de afecto se marcan fuertemente en la memoria corporal de los pequeños y le ayudan a desarrollarse. A partir de los dos años y hasta los 7 u 8 comienzan a observar las miradas de los demás, en este momento cobra especial importancia en la educación las muestras de aprobación de aquellos a quién el niño aprecia. Es fundamental en esta etapa que el niño sienta la mirada de cariño de quién está enfrente. Hacia los 7 u 8 años el niño empieza a hacer juicios más profundos, comienza la reflexión y la búsqueda de libertad. A partir de los 10 años el niño toma conciencia poco a poco de sus sentimientos y comienza un proceso para controlarlos.

Icono con bocadillos de comentarios Comentarios: 3 ¿Quieres hacer uno?
Leer más

5 juegos divertidos para niños de 6 meses

Bebé gateando con una pelota en sus manos

En los primeros seis meses la vida del bebé ha evolucionado de forma vertiginosa. Desde su nacimiento, el niño ha duplicado el peso de su cerebro y el desarrollo de sus habilidades se encuentra en un punto crucial. Comienza a descubrir cosas y mediante el juego comienza a darse cuenta de todo lo que le rodea. Por eso, es común que en esta época un hecho que se produce en la mayoría de los bebés es cuando se le cae un objeto, y le llama la atención, a partir de ahí, repetirá incansablemente esta acción para conseguir el mismo sonido o movimiento que le llamó la atención. Está empezando a darse cuenta de que sus acciones tienen consecuencias y que tiene control sobre los objetos.

Además, durante esta época aumentan sus gestos, sonrisas y carcajadas. Es un momento clave para que el niño vaya adquiriendo habilidades importantes para su desarrollo y para ello conviene acompañar al bebé en este proceso con todo el amor y alegría posible para que el pequeño crezca sano y feliz. Hablar al bebé, de forma clara y afectuosa, también le ayudará a hablar antes y mejor y de esta forma irá poco a poco sustituyendo el lenguaje gestual por el verbal.

Icono con bocadillos de comentarios Comentarios: 2 ¿Quieres hacer uno?
Leer más

Reyes Magos, un momento ideal para fomentar la generosidad

Ilustración de los tres reyes magos

La llegada del año nuevo y la visita de Papá Noel y los Reyes Magos conlleva que los niños llenen sus vidas de ilusión y regalos. Una tradición extendida en la mayoría de los hogares españoles y que llena de alegría a niños y mayores, que ven como los primeros viven con intensidad estos días llenos de magia.

Los niños son quienes más disfrutan de la Navidad, y la noche de Reyes es para ellos el punto culminante. Sin embargo, y a pesar de la ilusión, no debemos convertir este día en una ocasión donde solo brillen los regalos. En nuestra mano está inculcarles el amor y la generosidad que suponen también estas fiestas y podemos animar a los niños a hacer sus propios obsequios, desprendiéndose de aquellos objetos con los que juegan menos para darlos a los más necesitados, o ayudarles para que hagan regalos manuales a las personas más queridas.

Icono con bocadillos de comentarios Comentarios: 0 ¿Quieres hacer uno?
Leer más

Cómo trabajar el éxito escolar desde los primeros años

Niña disfrazada de superhéroe

Uno de los problemas actuales de la educación es el elevado número de alumnos que abandonan su formación antes de tiempo. Tener éxito o no en la educación responde a una gran cantidad de variables donde las características personales de los niños tienen mucho que ver. Pero no sólo este factor influye. El informe PISA, una evaluación internacional que se realiza a los alumnos durante su vida académica, pone en evidencia que el contexto familiar tiene una gran importancia a la hora de pronosticar el éxito o el fracaso de los alumnos. Pero en este largo proceso que supone la formación de nuestros hijos, los padres en conjunto con la comunidad educativa, podemos ayudar mucho.

En la educación de los hijos es clave el clima familiar. Una buena comunicación con los hijos, donde los menores sientan que sus padres se preocupan por todos los aspectos de su vida, tanto personales como académicos, fomentar el hábito por la lectura o participar dentro de lo posible en actividades culturales son algunas de las claves que pueden usar los padres. Además, los expertos señalan tres pautas claves que pueden ayudar a los hijos a conseguir el éxito escolar:

Icono con bocadillos de comentarios Comentarios: 6 ¿Quieres hacer uno?
Leer más

Jugar en la escuela infantil: la mejor forma de aprender

Dos niñas jugando a las casitas

El juego es una de las herramientas más poderosas de aprendizaje que poseen los niños para fijar el torrente de información que tienen que procesar en sus primeros años de vida. Conscientes de ello, desde las escuelas infantiles y guarderías, los profesores se ocupan de que cada actividad que se realice en el centro sea lúdica y consiga atraer a los más pequeños.

El juego potencia el desarrollo físico y psíquico de las personas, se puede decir que el desarrollo temprano de los niños se vertebra mediante el mismo. Es una actividad natural y espontánea a la que el niño dedica mucho tiempo y a través de él va desarrollando su personalidad y habilidades sociales, así como sus capacidades intelectuales y psicomotoras. Es la forma que tiene de experimentar situaciones que le enseñan a vivir en sociedad, a crecer y a madurar. En general, cualquier juego que presente nuevas exigencias al niño se puede considerar bueno para su aprendizaje, siempre y cuando se respeten una serie de pautas, tales como el respeto al compañero.

Icono con bocadillos de comentarios Comentarios: 4 ¿Quieres hacer uno?
Leer más
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.