Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Cremas de frutos secos: una merienda sana y nutritiva

Padre untando crema de frutos secos en pan para su hijo

Los almuerzos y meriendas de los niños se convierten a menudo en un quebradero de cabeza de los padres. Los niños se cansan de llevar siempre lo mismo y en numerosas ocasiones, por las prisas y la facilidad, se abusa de la bollería industrial, productos que llevan demasiados azúcares y grasas o aceites parcialmente hidrogenados, las conocidas como grasas trans. Las grasas trans o saturadas están relacionadas con el aumento de colesterol, lo que no beneficia a la salud de las personas y, por supuesto, tampoco a los niños.

Una opción más saludable sería elaborar las cremas en casa. Las cremas de frutos secos tienen la ventaja de que el fruto seco está molido, por lo que no es posible que ocurran atragantamientos, y siempre que no existan alergias son una buena opción ya que son muy nutritivas, sanas e ideales para niños que tienen un gran consumo de energía.

  • Crema de avellanas. La versión industrial de este producto suele adolecer de tener una gran cantidad de azúcar, algunas veces por encima de la cantidad de frutos secos, y de contener aceites vegetales en lugar de emplear los aceites vegetales parcialmente hidrogenados y que son grasas poco saludables. Conviene leer bien siempre la etiqueta para ver de qué están compuestos y si hay tiempo, la mejor opción es elaborarlo uno mismo en casa. La fórmula es sencilla (avellanas, azúcar, leche, chocolate y aceite de girasol o de oliva) y seguro que les encantará.
  • Crema de cacahuetes. Otra opción muy energética es la mal denominada “mantequilla de cacahuete”. Al igual que con la crema de avellana existe una gran diferencia entre la que encontramos en el supermercado y la que podemos elaborar en casa. La forma más natural se hace con cacahuetes pelados, tostados y molidos, mezclados con aceite o con agua hasta obtener una pasta cremosa y grasienta. Posee un intenso sabor a cacahuete y es un alimento concentrado de energía, grasas saludables y proteínas, necesario para satisfacer las necesidades nutricionales de los niños más activos.
  • Tahini. La pasta elaborada con semillas de sésamo machacadas y mezcladas con aceite de sésamo es una alternativa también muy sana. Como su sabor es ligeramente amargo, una buena opción para los niños es untar el pan, previamente tostado, con miel y un poquito de tahini (muy poca cantidad) para que el sabor no sea tan fuerte. El sésamo es un gran antioxidante y muy nutritivo.
  • Crema de algarroba. Con harina de algarroba se puede elaborar una rica pasta dulce que puede sustituir al chocolate y que seguro los encantará.
  • Dulce de leche. Aunque no conviene abusar, debido a la gran cantidad de azúcar que contiene se puede untar un poquito sobre el pan y dárselo a los niños de forma esporádica. ¡Está riquísimo!

Por último, también puedes recurrir a la bollería casera. Una opción siempre saludable es elaborar bizcochos, bollos, tartas con los ingredientes que tenemos en casa. Se pueden preparar multitud de preparaciones con frutas, mermeladas, piñones u otros frutos secos, requesón…

Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.