Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Gastroenteritis en niños: cómo combatirla

Mamá cambiado el pañal a su bebé

Náuseas, vómitos y diarrea son los síntomas más comunes de la gastroenteritis, una infección de estómago e intestinos que produce dolor de tripa, inapetencia, fiebre más o menos alta y malestar general. Normalmente la gastroenteritis comienza de forma brusca y suele durar entre tres y seis días. Aunque no es una enfermedad grave hay que estar atentos no produzca deshidratación en el bebé, en especial si los niños son muy pequeños o no ingieren suficientes líquidos que contrarresten las pérdidas que se produzcan por vómitos o diarreas.

 
¿Qué lo produce? Lo pueden causar tanto virus como bacterias. En el caso de los virus, el más frecuente es el rotavirus y también el más grave. En cuanto a las bacterias, lo pueden causar entre otras el colicabilo o la salmonella. El pediatra, si tiene dudas, pedirá un cultivo de heces para verificar el germen que lo está causando y recetar el medicamento más adecuado.

¿Cómo se propaga? Los gérmenes que causan la gastroenteritis se eliminan a través de las heces durante un periodo de tiempo que puede variar de unas afecciones a otras. Entre tres y seis días es la durabilidad normal, pero en algunos casos, los síntomas persisten durante 10 días. Se transmite a través del contacto, por lo que la mejor forma de prevenir la gastroenteritis es lavarse frecuentemente las manos, sobre todo después de ir al baño o de cambiar el pañal del niño enfermo.

¿Cuándo hay que acudir al médico? Conviene consultar al pediatra cuando el niño es menor de dos años o bien cuando es mayor de esa edad y lleva dos días con vómitos y fiebre. Además, si el niño no toma líquidos y está decaído hay que acudir a urgencias. Hay que tener en cuenta que a través de los vómitos y la diarrea el organismo pierde agua y sales minerales que si no se reponen adecuadamente pueden causar deshidratación. Este estado se caracteriza por intranquilidad, ojos hundidos y labios secos.

Cómo tratarla. Lo más importante es que el pequeño esté hidratado, por lo que hay que ofrecerle líquido con frecuencia y en pequeños sorbos. En la farmacia existen soluciones hidrosalinas que proporciona además de líquido las sales minerales y los electrolitos que ha perdido. También se pueden ofrecer alimentos, aunque sin forzarle. La alimentación temprana, en contra de la creencia popular, acelera la recuperación de esta dolencia, aunque en un principio provoca que las deposiciones sean más frecuentes.

La mejor prevención. Extremar la higiene: ponerse guantes para cambiar el pañal, desinfectar el cambiador, lavarse las manos después de ir al baño y dejar los pañales sucios en recipientes cerrados. En el caso del rotavirus, sin embargo, la prevención no es muy eficaz porque se contagia un poco antes de que aparezcan los primeros síntomas. En el caso del rotavirus, existe una vacuna, que se puede administrar en los casos que el pediatra lo aconseje.

Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.