Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

La importancia de los dientes de leche

Niñas sonriendo con dientes de leche

Tener una buena higiene
Es un mito muy extendido. Se cree que porque los dientes de leche se terminan cayendo no es tan importante cuidarlos como cuando son definitivos. Sin embargo, esto no es cierto. La Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP) señala que todas las infecciones que afecten a los dientes temporales y que progresen por la raíz crearán una bolsa de pus que afectarán luego a los dientes permanentes. De hecho, puede pasar que en el diente definitivo se ocasionen manchas, lesiones o malformaciones cuyo origen sea una infección en un diente de leche que no se trató en su día.

Tener esto en cuenta es fundamental para extremar los cuidados dentales y acostumbrar desde pequeños a los niños a tener una correcta higiene dental, garantía de unos dientes sanos para toda la vida.

Cuidar bien la dentadura es fundamental para que se mastique de forma correcta. La Asociación Española de Pediatría señala que “los músculos de la mandíbula y la formación de los huesos dependen de los dientes de leche y son necesarios para el desarrollo adecuado del lenguaje y de la masticación”. Por eso conviene extremar los cuidados ya que perder o dañar dientes de leche por caídas o accidentes o por caries es perjudicial para el desarrollo de esta zona en la que interviene aspectos tan importantes como la alimentación o el lenguaje.

 
¿Por qué razón se caen los dientes?
Entre los cinco y los seis años, los niños empiezan a perder los dientes de leche para dejar paso a los definitivos. Normalmente, se caen en el mismo orden en el que aparecen: comienzan a caerse los incisivos inferiores, luego los superiores, los caninos y los morales. Por regla general, entre los 11 y los 12 años el niño ya ha perdido todos sus dientes de leche.

La dentadura “de leche” compuesta de veinte piezas. Ocho incisivos, cuatro caninos y ocho molares. Pero, ¿por qué se caen estos dientes?

Es un proceso natural que deviene de miles de años de evolución y cuyo proceso está controlado por nuestra genética. Una vez que los dientes definitivos están listos para salir al exterior empiezan a ejercer presión. Según se acercan a la encía provocan la reabsorción de la raíz de los dientes de leche, lo que produce su caída.

 
Pero, ¿qué ocurre cuando los dientes no se caen?
No es muy frecuente, pero puede pasar que los dientes definitivos aparezcan antes de que los de leche se hayan caído. Esto puede provocar que se formen dos hileras de dientes, un problema conocido como “dientes de tiburón”. Sin embargo, esta situación es temporal y salvo muy raras ocasiones, no genera mayores inconvenientes. En todo caso, una visita al dentista será lo mejor para resolver todas las dudas.

También puede pasar que el diente de leche no se caiga y que la razón es que no hay diente definitivo haciendo presión para ello. Existen personas que por alguna causa congénita no desarrollan alguna pieza dental. Este problema se le conoce agenesia dental, y en estos casos, será el odontólogo el que decidirá cuál es la mejor solución en cada caso, sin perjuicio de que se extraiga tarde o temprano el diente de leche.

Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.