Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Merluza: un pescado fácil para los niños

Niño comiendo croqueta de merluza con forma de pez

Sabor, textura y con pocas espinas
El pescado es uno de los alimentos que más rechazo provoca a los niños, pero dentro del pescado, la merluza goza de una gran popularidad entre mayores y pequeños. Su sabor suave, sus escasas espinas y su versatilidad en la cocina lo hace un alimento ideal para introducir este alimento entre los más pequeños de la casa. A partir de los 10 meses, primero en papilla y luego en guisos, a la plancha o rebozado, seguro que les encanta.

 
Un pescado con bajo contenido calórico
La merluza es un pescado blanco, rico en proteínas, vitaminas y minerales y destaca porque tiene pocas calorías (unas 64 por cada 100 gramos) y bajo contenido graso. Por eso se convierte en un alimento ideal para toda la familia y una forma de prevenir la obesidad entre los más pequeños. Además, contiene ácido graso omega 3, aunque en menor cantidad que en los pescados azules, sin embargo, al ser menos graso lo hace también más fácil de digerir.

 
Un plato apetecible para los pequeños
Al ser un alimento altamente recomendable para los niños, nuestra labor será hacérselo lo más atractivo posible. Si bien hay niños que no tienen problema en tomar todo tipo de alimentos y para ellos no será ningún problema mantenerlo en su dieta, otros niños tardan en aceptar determinados sabores. La suavidad de la merluza así como su olor poco intenso, juegan a favor de este saludable pescado. Luego, es fundamental procurar que no tenga espinas, pidiendo que nos preparen los lomos, u ofreciendo las partes con menos espinas, como las más cercanas a la cola para asegurarnos de que no van a encontrarlas.

 
Una preparación adaptada a los gustos de los más pequeños
Entre abril y septiembre es la fecha donde podemos encontrar en el mercado la merluza más fresca y se puede acompañar de distintas salsas, acompañarlas con verduras salteadas o de unas ricas patatas, dependiendo del gusto de los niños.

Pero no debemos renunciar a la merluza si en su estado natural es rechazada, podemos probar a hacer hamburguesas o albóndigas de este versátil pescado, incluso mezclar su carne con bechamel para hacer croquetas. Todo vale para que los niños poco a poco vayan acostumbrándose a tomar este rico pescado y lo acepten como un alimento saludable dentro de nuestra dieta mediterránea.

Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.