Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Pescado: todo un océano de proteínas

Madre y niñas cocinando salmón en la cocina

Esencial para la dieta de los niños
El pescado es un alimento lleno de nutrientes y fácil de digerir que debería estar presente en nuestra dieta de tres a cuatro veces a la semana, señalan los expertos. ¿La razón? El pescado contiene proteínas de alto valor biológico, es decir, que contiene todos los aminoácidos esenciales, sustancias que el organismo no tiene y que son necesarias para el desarrollo de músculos y órganos. Cuando el niño es pequeño y está en pleno crecimiento es fundamental incluir pescado en la dieta.

Consumir pescado tiene una gran variedad de ventajas que hay que tener en cuenta. Es un alimento suave, tierno y con poco contenido en grasa, clave para mantener a raya la obesidad infantil. Además, en nuestro país contamos con una gran cantidad de especies que podemos ir probando según nuestros gustos y el de los niños. El pescado blanco apenas contiene grasa y el azul posee grasas insaturadas, muy beneficiosas para la salud. Estas sustancias son capaces de aumentar el colesterol bueno (HDL) y disminuir el malo (LDL). Así, que tenlo en cuenta a la hora de elegir el tipo de pescado.

¿Cómo los distinguimos?
La diferencia entre pescados blancos y azules se ve a simple vista. Sólo tienes que fijarte en la cola. Los pescados azules tienen la cola en forma de flecha, mientras que en los blancos el borde es recto. Pero más allá del aspecto. La diferencia fundamental es su contenido en grasa. Los pescados blancos (gallo, merluza, pescadilla o bacalao) apenas contienen un 2% de grasa, lo que significa que sólo tienen 80 calorías por 100 gramos. Los azules tienen de un 6 a un 15% de grasa rica en ácidos grasos insaturados, muy saludables para el corazón. Los pescados azules más comunes son el salmón, el atún, la caballa, los boquerones o las sardinas.

Imaginación frente a los inconvenientes
A pesar de todas estas ventajas, el pescado es uno de los alimentos más problemáticos para los niños. Se une el problema de las espinas (pero eso tiene fácil solución porque se puede comprar en lomos o filetes y decantarse siempre por la parte trasera del pez, la zona más cercana a la cola, que no suele tener apenas espinas) y las quejas por el sabor. Pero con un poco de imaginación se puede combinar en diferentes platos hasta que poco a poco se vayan acostumbrando a su textura o sabor.

Decantarse por unos canelones de atún, hacer preparados de patés para los bocadillos o preparar hamburguesas de pescado… la versatilidad de este producto permite prepararlo de muchas maneras. Con el tiempo, todos los niños pueden disfrutar de un buen plato de pescado y disfrutar de todas las ventajas que posee para su salud.

Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.