Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Bebés estreñidos: cómo ayudarles

Mamá dando ensalada de frutas a su bebé

Causa frecuente de consulta en el pediatra

El estreñimiento es un problema muy habitual durante los primeros años de vida del bebé y es una preocupación frecuente en la consulta a los pediatras. Según la Asociación Española de Pediatría (AEP) el estreñimiento afecta a un 30% de la población infantil y representa entre el 3% y el 5% de las visitas al pediatra. Para saber si realmente un niño está estreñido es fundamental saber qué cantidad de deposiciones hace al día y si este número se encuentra dentro de lo normal. Aunque no hay una definición unánime sobre cuándo se considera que un niño está estreñido, se considera de forma general que se puede considerar estreñimiento cuando el número de deposiciones es inferior al normal, sin importar la consistencia ni el volumen de heces.

 
Pero, ¿cuál es el número de deposiciones considerado normal para un bebé?

Durante los primeros meses de vida el número de deposiciones está estrechamente ligado con su tipo de alimentación. Si se alimenta exclusivamente con leche materna, se considera dentro de la normalidad que haga una vez caca durante su primer día de vida; dos o tres veces en los siguientes dos días y entre cuatro y cinco veces el cuarto y quinto día. A partir de los seis días de vida, lo normal es que evacúe después de cada toma. Desde el primer hasta los seis meses el número de defecaciones puede variar mucho. Pueden pasar bastantes días sin evacuar ya que la leche materna se adapta muy bien a las necesidades del cuerpo humano y de ella se aprovecha prácticamente todo.

En cambio los bebés que son alimentados con leche de fórmula por regla general hacen menos veces caca que los que se alimentan exclusivamente de leche materna, pero no pasan largos periodos sin hacer caca. Generalmente, hacen tres o más deposiciones a la semana.

A partir de los seis meses y coincidiendo con la introducción de papillas y alimentos sólidos las heces se tornan menos frecuentes, se espesan y huelen peor. Este cambio de alimentación produce uno de los momentos críticos en la aparición del estreñimiento en los niños. Los otros son el cambio de la lactancia materna a la artificial y la retirada del pañal, que se produce entorno a los dos años de edad.

 
Cómo le ayudo a aliviar el estreñimiento
Cuando tenemos claro que el niño tiene dificultad para defecar, el niño hace esfuerzo para hacer caca y la caca es dura o tiene forma de bolitas, entonces conviene actuar lo antes posible, para que el bebé no tenga miedo a hacer caca y retrase el momento de la evacuación, generando de esta manera un problema cada vez mayor.

  • Una de las formas más fáciles y más eficaces y hacer al niño masajes en la tripa. Se deben dar sin presionar demasiado, para no hacerle daño, y deben ser circulares, en el sentido de las agujas del reloj.
  • Flexiona sus piernas sobre el abdomen varias veces o muévelas en círculo, como si estuviera pedaleando.
  • Si el niño ya es capaz de desplazarse solo, aunque solo gatee, intenta que haga ejercicio. Estimúlale para que se desplace, alejándole los juguetes o llamándole con los brazos abiertos para que vaya donde tú estés.
  • También es conveniente que le cojas mucho en brazos, ya que estar en posición vertical, se contribuye gracias a la gravedad a que el bolo intestinal se desplace hacia el ano, además, el niño se sentirá mejor, dado que este tipo de problemas genera estrés en los niños.
  • Otra forma de aliviar el estreñimiento es a través de la alimentación. Los bebés que toman leche de fórmula y sufren este problema antes de los seis meses se les puede ofrecer agua, zumo de naranja o uva. Si ya toma alimentos sólidos, conviene darle fruta entera (en lugar de zumos) y verdura de hoja verde, que aportan mayor cantidad de fibra.

 
¿Cuándo es necesario acudir al pediatra?
Existen determinados casos que hay que consultar al médico. La AEP aconseja ir al especialista:

  • Si durante el primer día el bebé no elimina el meconio.
  • Si durante el primer mes, principalmente si el bebé es alimentado con lactancia materna exclusiva, no hace caca todos los días o si la consistencia de la misma es dura, más allá de parecer “puré”.
  • Si a pesar de ayudarle, el pequeño sigue teniendo dificultades para defecar, se debe acudir al pediatra para que valore la situación. Además, conviene no esperar demasiado para que el problema no se cronifique.
Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.