Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Juguetes educativos: una ocasión para aprender jugando

Mamá e hija con regalos de Navidad delante del árbol navideño

Combinan diversión y aprendizaje
Llega la Navidad, época de regalos por excelencia, y en muchos hogares surge la misma pregunta. ¿Qué le compramos? Hoy en día los niños tienen más juguetes de los que piden, y son muchas las ocasiones en que los padres observan que hay regalos que se quedan prácticamente sin estrenar. Por esta razón, conviene optimizar las compras. Los juguetes educativos son una opción muy adecuada para los niños ya que combinan aprendizaje y diversión y ayudan a desarrollar habilidades sociales e intelectuales en los niños. Pero, ¿cómo distinguir entre un juguete educativo y uno que es puro entretenimiento? Te mostramos cómo son y para qué son útiles, pero antes de elegir, conviene tener en cuenta la edad del niño y sus preferencias, así como tener claro el funcionamiento del juego y la dificultad, para poder guiar a los niños si fuese necesario.

Los juguetes educativos tienen uno o varios objetivos de aprendizaje y con ellos los niños ganan confianza, lo que repercute positivamente en su autoestima. Se trata de aprender mientras están jugando, de esta manera se interioriza el hecho de aprender como algo positivo que se trasladará luego a otros aspectos de la educación de los niños. Además, gracias a este tipo de juegos los niños pueden desarrollar capacidades cognitivas como la atención, la memoria y la imaginación. Se adquieren hábitos y normas que inciden en el comportamiento y en el respeto a los demás. Como adultos, los juegos didácticos brindan la oportunidad de aprovechar el momento para educar, potenciar la creatividad y enseñar valores. Para ello, es fundamental elegir juguetes adaptados a la edad de los niños.

 
Un regalo para cada edad
Para elegir el regalo que se adapta a cada edad, los expertos señalan algunos consejos, siempre teniendo en cuenta el grado de desarrollo del niño:

  • Hasta dos años. En esta franja de edad los niños se sienten atraídos por juguetes que les ayudan a recorrer el espacio, a imitar acciones sencillas, juguetes que relacionan causa-efecto y que prueban las leyes físicas. Por esta razón, son adecuados los correpasillos, balancines, juguetes con sonidos, proyectores, libros interactivos o muñecos que reproducen sonidos. También es el momento de introducir las primeras torres de construcción.
  • De los dos a los tres años. Se pueden añadir juegos que trabajen la memoria, la lógica y el lenguaje, además de aquellos que potencian la concentración. Las construcciones, ya más elaboradas, son muy adecuadas porque gracias a ellas los niños pueden desarrollar la coordinación y comienzan a integrar conceptos espaciales. Además, los puzles con pocas piezas, las mesas de aprendizaje, así como todo lo que incite al movimiento o al equilibrio: moto o bicicleta sin pedales, pelotas…
  • De los tres a los seis años. Además de todo lo anterior, se pueden incorporar juegos de ingenio o los que reproducen roles (supermercado, hospital, casa…), juegos relacionados con el cuerpo humano, instrumentos musicales, juegos de mesa sencillos… con algunas de estos juegos se pueden adquirir habilidades lingüísticas (por ejemplo, los que se basan en formar palabras) o matemáticas (que implican el conteo).

 
Cuidado con lo que piden
En todo caso, conviene no regalar al niño todo lo que pide, sobre todo si el volumen es inadecuado o el contenido no es lo que más le conviene. Una buena táctica para limitar el número de regalos es buscar una temática. Por ejemplo, si se compra una bicicleta, los familiares pueden aportar los complementos: casco, protectores, cesta… Los especialistas señalan que sólo se debe complacer al niño cuando el juguete sea posible y bueno para ellos. Hay que tener en cuenta que la televisión publicita constantemente juguetes y en ocasiones se lanzan mensajes engañosos que confunden tener muchos juguetes con una mayor felicidad. El niño no se va a traumatizar por no recibir lo que pide porque muchas veces eligen lo que no les conviene y es una buena de aprender a tolerar la frustración que inevitablemente les acompañará en multitud de ocasiones en la vida.

Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.