Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Lecturas para niños de dos y tres años

Niños manipulando un cuento sentado en su habitación

Convertirse en cuentacuentos para fomentar la lectura
Desde los primeros meses de vida se puede fomentar el amor por los libros. El niño llega a los cuentos a través del juego, compartiendo con los adultos unos placenteros momentos que les divierten. A través de la entonación, la gesticulación, la repetición y la rima, los adultos se convierten en cuentacuentos y fomentan que los pequeños comiencen a interesarse por los libros. Contando cuentos potenciamos la atención de los niños, lo que les provocará enormes beneficios intelectuales y emocionales. Además, dejarles manipular libros es clave para que comiencen a mostrar interés por la lectura y desarrolle su psicomotricidad gruesa.

 
Lecturas para niños de dos o tres años
Llegado el momento, muchas veces surgen las mismas dudas. ¿Es este libro adecuado para su edad? ¿Le gustará? Aunque seleccionar un libro es una cuestión muy personal, donde entran en juego los gustos e intereses del niño. Existen una serie de pautas que habría que tener en cuenta para adaptarnos al momento en que se encuentra el niño antes de afrontar una lectura:

  • En este tramo de edad los niños disfrutan con historias que tengan que ver con su entorno cotidiano, pero poco a poco comenzarán a interesarse por personajes y cuentos de fantasía. Podemos introducirles en algunos cuentos clásicos, fábulas de animales…
  • Disfrutarán con las historias que siguen una secuencia, con un inicio, nudo y desenlace. A los niños les gusta que les lean más de una vez los cuentos, porque aprenden a través de la repetición, afianzando conceptos y aumentando su comprensión de la historia.
  • Los cuentos deben ser breves y sencillos. Podemos ver su evolución para saber si podemos poco a poco aumentar la longitud del cuento, así como la complejidad de las imágenes.
  • El vocabulario del cuento también es una forma de saber si se adapta a su edad o su momento madurativo. Puede contener dos o tres palabras que no conozca, pero no más, ya que le distraerá y hará que pierda interés por el cuento.
  • Aunque poco a poco podemos introducir los libros de papel, podemos aún continuar con los libros de cartón, más fáciles de manipular, y más resistentes. Los libros con diferentes formatos les sorprenden y fomentan la lectura (con solapas, partes móviles, desplegables…).
  • Elige temáticas que les interesen (animales, referentes a su desarrollo físico y emocional (en el colegio, las relaciones con sus hermanos…)

 
Algunos ejemplos con los que disfrutarán
Te dejamos una selección de 5 propuestas para que tus hijos disfruten estas vacaciones:

  • Clásicos. La colección minipops de Combel ofrece versiones de clásicos con ventanas que a los niños les gustan mucho. Son una buena forma de introducir a los niños en la lectura de clásicos y son fáciles de manipular.
  • Libros para fomentar la atención. La colección “Los libros de las estaciones” de Anaya son libros de gran formato y sin textos, pero con imágenes muy detalladas sobre las estaciones del año. Los niños pasan mucho tiempo admirando los dibujos y dan a pie a sacar un montón de temas. Sin duda pondrá a prueba el análisis de las situaciones a través del dibujo. También es muy interesante la propuesta de Edelvives con su colección “¡A observar!” donde se pueden admirar un montón de animales repetidos, pero con diferencias. Intentando contestar a las preguntas del autor, se desarrolla la capacidad de observación de los niños.
  • Libros con pop up. Conocidos cuentos como “El pollo Pepe” o la colección “Cucú-tras” de la editorial SM se han hecho muy conocidos porque los niños disfrutan y aprenden con ellos: aumentan su vocabulario y generan su participación.
  • Libros que cuentan situaciones cotidianas de los niños. Los cuentos protagonizados por niños o niñas con los que se pueden sentir identificados suelen interesar mucho a los pequeños. Algunas colecciones como “Teo descubre el mundo”, de la editorial Timun Mas Infantil; la colección “El pequeño Edu” o la colección “La pequeña Marina”, de la editorial Juventud son buenos ejemplos. Además, la colección “Lulú” de SM contiene mecanismos como cremalleras o lazos para practicar habilidades.
  • Propuestas interactivas. “Un libro” de kókinos es todo un referente que no nos podemos dejar. Con un solo punto amarillo, Hervé Tullet, consigue cautivar al lector y sumergirle en toda una aventura interactiva. El mismo autor tiene más libros y todos ellos igual de originales, toda una invitación al juego y al disfrute de la lectura.
  • Libros basados en la repetición. Los libros en los que se utiliza la rima son muy apropiados para estas edades y suelen encantar a los niños. “El pequeño conejo blanco”, de Kalandraka; “Vamos a cazar un oso”, de Ekaré o “El pastel está tan arriba”, de Juventud son buenos ejemplos.
Volver

3 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.