Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Adaptación a la Escuela Infantil: cómo superarla con éxito

Niños jugando en la escuela infantil

Comienza el curso: vuelta a la rutina
Septiembre es un mes difícil, después del descanso veraniego empieza la rutina y hay que ponerse las pilas. En casa debemos organizar horarios y hábitos para que todo vaya como la seda. En muchas ocasiones se trata de hacer un encaje de bolillos para que todo esté listo y comenzar el curso escolar de la mejor forma posible. Pero todo ello es más fácil si seguimos una serie de pautas que nos pueden ayudar a superar esta etapa con éxito.

Qué es el proceso de adaptación
El proceso de adaptación es una situación por la que atraviesan todos los niños cuando comienzan su andadura en una escuela infantil o centro de educación infantil. No todos los niños lo pasan igual, algunos lloran desconsoladamente desde el primer día o se enfadan con los padres, otros no son tan efusivos al principio, pero tienen cambios en su comportamiento (están más sensibles o irritables). Sea como sea, en este proceso todos los niños necesitan cuidado y atención, sobre todo mientras cogen confianza y se sienten seguros en el nuevo centro. Por regla general, el periodo de adaptación dura de tres semanas a un mes y termina cuando se consigue estabilidad emocional en el grupo y todos los niños son capaces de separarse de sus familias con tranquilidad y confianza.

Pero el periodo de adaptación no es solo cosa de niños. A ellos les afecta porque comienzan el curso en un sitio nuevo, con normas distintas a casa y con educadores que no conocen. A los padres, que dejan a sus hijos en un centro escolar y tienen dudas e inseguridades ¿estará bien? ¿He elegido el centro correcto? Y también a los educadores, que deben lidiar con los niños que están pasando por un proceso de adaptación particular y a los que todavía no conocen y con las dudas de los padres. Sin embargo, es posible vivir este periodo con cierta seguridad y tranquilidad. Para ello, lo más importante es que haya una buena comunicación entre familia y escuela. Para aclarar todas las dudas que nos surjan y poder así transmitir confianza a los hijos.

Padres: la confianza es el mejor antídoto
Acudir a un centro especializado en educación infantil tiene grandes ventajas para los niños. Los pequeños están atendidos por especialistas en esa área. Saben qué necesidades tienen, cómo enseñarles y cómo lograr que vayan desarrollando sus habilidades y ganando autonomía.

Los niños que acuden a una escuela infantil se adaptan a unas rutinas y normas que luego llevan a sus propios hogares. Las rutinas le dan estabilidad y confianza, y son muy importantes en el desarrollo emocional de los niños. En la escuela, los niños dejan de ser el centro de atención exclusivo y aprenden a convivir con los demás, respetando los turnos y relacionándose con los otros niños. Y todo ello en un ambiente lúdico y motivador.

 
Pautas que nos ayudan a superar este proceso con tranquilidad
Para que la adaptación se lleve a cabo lo mejor posible los expertos señalan algunas pautas que ayudan a los niños a adaptarse más fácilmente al nuevo centro escolar:

  • Confiar y transmitir confianza. Parece una obviedad, pero si los padres no están tranquilos no pueden tranquilizar a los hijos. Si los padres se muestran relajados, confían en el centro y se dejan guiar, los niños aceptarán el centro mejor y vivirán este proceso mejor. Para ello solventar las dudas que tengamos con la manera de actuar del centro es clave. La información tranquiliza a las familias y les da confianza.
  • Ser conscientes de la situación por la que pasan los niños y armarse de paciencia. Durante la adaptación algunos niños se sentirán inseguros, con miedo a ser abandonados, enfadados… Son sentimientos normales y que irán despareciendo con el paso de los días. Mostrarse cariñosos, pero inflexibles suele ser la fórmula ganadora.
  • Seguir las pautas indicadas por los educadores y no alargar las despedidas. No hay que marcharse a escondidas, pero tampoco prolongar el momento cargándolo de dramatismo.
  • En cuanto a la recogida, actuar con naturalidad. Preguntarle cómo está y cómo ha ido el día, incluso aunque no hable. Tu hijo captará tu estado de ánimo y si este es positivo, la situación mejorará con los días.
  • No mentir. Nada de decir, “ahora vuelvo”. Los niños pequeños no tienen mucha noción del paso del tiempo, pero podemos ayudarlo con frases como: “después de la siesta vengo a buscarte”.
  • Confiar en la información que te da el centro. Muchos niños lloran solo mientras están los padres presentes y en cuanto les dejan de ver se adaptan perfectamente. En este sentido, sigue las instrucciones del educador. Algunos niños necesitan un objeto de apego que les recuerde a casa y les de tranquilidad. Si este objeto les ayuda a superar la separación de sus padres, adelante. Todo lo que puede hacer más llevadera esta etapa es positivo para el niño y para su adaptación al centro.
  • Recuerda que son días complicados, por lo que intenta no realizar ningún cambio durante estos días. Cosas que se puedan evitar: quitar el chupete, cambiarle de habitación… puede esperar a que el niño se encuentre totalmente adaptado.
Volver

2 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.