Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Claves para superar el periodo de adaptación en tu escuela infantil

Niños que se divierten sobre lona de abecedario en la escuela infantil

Con la llegada de septiembre comienza la vuelta a la rutina diaria después del merecido descanso que nos ofrece el verano. La “vuelta al cole” afecta a todos, niños, padres y educadores. Es el conocido periodo de adaptación, que padres y niños viven de forma intensa.

El periodo de adaptación es un proceso mediante el cual el niño va elaborando sentimentalmente la pérdida y la ganancia que le supone la separación de la familia hasta llegar a aceptar voluntariamente esa situación. Supone un cambio muy importante para el niño, normalmente es la primera vez que se separa de su familia, sale de su entorno para conocer un espacio nuevo que ha de compartir con otros adultos y otros niños. Durante este tiempo, el niño tendrá que superar la dificultad de separarse de sus papás, tiene que aprender a sentir la escuela infantil como un lugar seguro donde se sienta protegido y adaptarse a nuevas normas, horarios, comidas y personas diferentes… Con todos estos cambios es normal que el niño pase momentos en los que se sienta inseguro, tenga sensación de abandono o desprotección.

Por todo ello, durante los primeros días o incluso semanas, los niños pueden desarrollar conductas de rechazo. Reacciones frecuentes en estos periodos son los lloros, pataletas, alteraciones del sueño o cambios en la alimentación. Algunos niños sienten ansiedad por la separación, sensación de miedo, experimentan celos de otros hermanos o muestran comportamientos agresivos. Otros niños lloran poco, pero se muestran retraídos, se aferran fuertemente a la persona que los lleva a la escuela infantil y se muestran temerosos con los extraños. Ante todo ello, hay que tener en cuenta que todas estas reacciones son normales y pasarán a medida que el niño comience a aceptar la nueva situación.

Lo que debemos hacer para ayudar al niño es ofrecerle nuestra comprensión y ayuda, y para ello es fundamental entender el momento por el que está pasando. La separación es un proceso que también viven los padres hacia el niño, por lo que su actitud es fundamental para que este periodo se viva lo mejor posible. Los temores, las expectativas, la ansiedad de los papás por el temor ante el cuidado que va a recibir el niño son sentimientos habituales entre los padres que los niños perciben. Es fundamental que cuando los padres sientan que la entrada en la escuela infantil es un hecho positivo para la vida del niño. Le están ofreciendo la posibilidad de socializarse y de interactuar con otros niños y adultos. Aprenderán rutinas y normas que favorecerán el desarrollo de su autonomía y contribuirán a la formación de un autoconcepto positivo.

 
La integración del niño a la escuela debe hacerse poco a poco, sin prisas ni agobios. Es importante respetar los tiempos que tiene cada niño en particular para adaptarse. Estos son algunos consejos para que la “vuelta al cole” sea más llevadera, sobre todo si acude a un centro escolar por primera vez.

  • Durante el periodo de adaptación conviene que sean los padres quienes intenten llevarles y recogerles del centro educativo, ya que esto les dará seguridad y les ayudará a acostumbrarse antes al cambio.
  • Dejar al niño con una actitud positiva, actuando con normalidad sin dudas, culpabilidad o inseguridad por dejarlos en la escuela.
  • Hacer una despedida breve. Un besito y un “hasta luego”. Una sonrisa y una actitud serena es suficiente para trasmitir seguridad. Es importante ser firme y que el niño no piense que la marcha de los padres es opcional o que si protesta con fuerza impedirá que se vayan.
  • Evitar frases del tipo “no llores que mamá se va triste” que hace a los niños sentirse peor y las mentiras “ahora vuelvo”, porque genera inseguridad y hace que el adulto pierda credibilidad.
  • Si es necesario, es bueno que el niño lleve algún objeto de casa que le dé seguridad: un muñeco, una sabanita…
  • Durante el periodo de adaptación conviene posponer cualquier cambio que pueda suponer un extra en inseguridad: un cambio de habitación, pasar de la cuna a la cama, la retirada del pañal o del chupete…
  • Es posible que en el reencuentro con los padres el niño llore o muestre indiferencia. Son manifestaciones normales que los padres deben tener en cuenta y no angustiarse. Lo mejor mostrar una actitud serena y de normalidad.
Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.