Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Dientes de leche: cómo evitar las molestias

Bebé con dientes de leche

La irrupción de los dientes de leche suele producir fastidiosas molestias en los niños. Aunque hay casos en los que los padres refieren no haber notado nada, lo normal es que los niños se vean afectados por la aparición de estos primeros dientes.

Los dientes de los bebés comienzan a formarse ya en el vientre materno, alrededor de las seis semanas de gestación. Poco a poco se desarrollan hasta hacer su aparición. Aunque existe una gran diferencia de unos niños a otros, lo habitual es que aparezcan desde los 6 meses hasta los dos años de edad. Los primeros en aparecer son los incisivos inferiores centrales, seguidos de los superiores, luego los incisivos laterales. Alrededor de los 14 meses aparecerán los primeros molares, luego los caninos y, por último, los segundos molares. En total, 20 piezas dentales, 10 superiores y 10 inferiores, conocidas como los dientes de leche.

 
Los síntomas de la aparición de los dientes de leche son claros, pero no todos se dan a la vez ni afectan por igual a los pequeños. El niño se muestra nervioso, irritado, intenta morderlo todo, incrementa la salivación, aumenta la mucosidad nasal, pierde el apetito (la mayoría de las veces por la inflamación de las encías), tiene diarrea, sarpullidos o dificultades para conciliar o mantener el sueño. La salida de los primeros dientes es un proceso normal y salvo para descartar otras dolencias o enfermedades no es necesario acudir al médico. A pesar de ello, si el niño se muestra muy irritable, podemos intentar aliviar el dolor siguiendo unas sencillas pautas:

  • Administrando un analgésico, para ello hay que seguir siempre las pautas del pediatra. Conviene cuando el diente aún no ha hecho su aparición y las encías están rojas e inflamadas.
  • El frío. Es, sin duda, uno de las formas de aliviarle. Si estamos en verano, es fácil ya que podemos darle algo frío para que lo chupe, el frío adormece las encías y rebajará las molestias del pequeño. Si estamos en invierno podemos meter un rato en el congelador uno de sus mordedores.
  • En el mercado existen geles específicos, sin embargo los especialistas dudan de la eficacia de estos productos, ya que duran apenas unos segundos en la boca.
Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.