Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Educación musical: muy beneficiosa para los bebés

Niños aprendiendo a tocar instumentos

Poner música a un bebé mientras está jugando es, además de placentero, muy beneficioso para su desarrollo intelectual y social. No es necesario que la música sea clásica, cualquier tipo de música: sinfónica, electrónica, africana… constituye una experiencia positiva para los niños. Según una investigación realizada por el Instituto de Ciencias del Aprendizaje y el Cerebro (I-LABS) de Washington, los bebés que juegan a seguir el ritmo de la música mejoran sus habilidades cognitivas. En este estudio, tras varios días de trabajo, los niños de 9 meses eran capaces de identificar e incluso predecir patrones, no solo musicales, sino también del habla. Este estudio es uno de los muchos que han probado los beneficios que tiene la música sobre el desarrollo cerebral de los niños. La percepción de patrones es una habilidad cognitiva muy importante que puede tener efectos a largo plazo en el aprendizaje. Al igual que la música, el habla responde a patrones rítmicos, por eso desarrollar la capacidad de predecir esos patrones puede ayudar al niño a aprender a hablar más rápidamente. Y si podemos decir esto solo de la vivencia de la música, la instrucción musical es aún más potente para el desarrollo cerebral de los niños, ya que aumenta las conexiones neuronales. El aprendizaje musical hace trabajar al cerebro simultáneamente en los dos hemisferios y, además, involucra habilidades sociales, cognitivas, motoras, auditivas y emocionales que afectan varias áreas del cerebro.

 
Son muchos los niños que pasan algunas tardes en escuelas de música y conservatorios aprendiendo a tocar un instrumento. Es una actividad que combina el juego con el estudio, por lo que requiere de una gran motivación por parte de los niños y de los padres, que son quienes le apoyan en estos estudios. Este trabajo extra hace que algunas familias se muestren reticentes a la enseñanza musical, pero las ventajas de estudiar música son mucho mayores que los inconvenientes. Entre los beneficios se encuentran:

  • Desarrollo de las habilidades motoras y rítmicas. Para tocar un instrumento lo primero que hay que lograr es sacarle sonido, ya sea deslizando un arco, rasgando una cuerda, soplando o pulsando teclas… todos ellos requieren un desarrollo motriz. Las rutinas y ejercicios que constituyen el aprendizaje musical requieren coordinación y fomentan la motricidad de los niños.
  • Desarrollo de las competencias lingüísticas. La música es un lenguaje que contiene ritmo, duración, velocidad… además la música contiene frases, sintagmas (semifrases)… que dan coherencia a cada pieza musical. Tocando música se desarrollan competencias lingüísticas que son valiosas para el aprendizaje de otros lenguajes.
  • Fomento del pensamiento matemático. La lógica y las matemáticas son fundamentales para comprender e interpretar el ritmo, esta es la razón por la que estudiar música desarrolla el pensamiento lógico-matemático. Las notas, siguen esquemas que responden a una determinada duración, afinidad, intensidad, ritmo…
  • Aumento de la memoria y de la creatividad. En el aprendizaje de un instrumento se trabaja conjuntamente con la memoria visual, la gestual y la auditiva. Este entrenamiento diario hace que la memoria se haga cada vez más sólida. Además, con la música se potencia la creatividad y la agilidad mental.
  • Refuerzo de la atención y la concentración. Es evidente que para dominar un instrumento hay que escuchar lo que uno mismo está haciendo, analizarlo y corregir lo necesario. La atención a los detalles es fundamental para realizar esta tarea.
  • Aumento de la confianza y las habilidades sociales. Tocando un instrumento desarrollamos la voluntad, la constancia y la disciplina. Los avances diarios, por pequeños que sean son una fuente de satisfacción para los niños. Según el niño maneja más el instrumento crecerá la motivación y también el perfeccionamiento. Además, la práctica en grupo (en una banda u orquesta) o en conciertos refuerzan la seguridad de los niños y les permite establecer nuevas amistades.
  • Educación en valores. Tocar un instrumento es un proceso largo y complejo. Requiere constancia y esfuerzo. Además, para tocar en público han de superarse los miedos escénicos. Por otro lado, salvo los instrumentos más grandes, cada estudiante posee su propio instrumento del que debe responsabilizarse y cuidar, pues muchos de ellos son delicados, lo que hace madurar a los niños y ser más cuidadosos con sus cosas.
  • Reducción del estrés. La música ayuda a generar endorfinas, la hormona de la felicidad y mejora el desarrollo del área cerebral donde se ubican las emociones relacionadas con la motivación, el placer y la recompensa. Por esta razón, se dice que la música ayuda a aquellas personas que sufren de estrés o ansiedad.
Volver

2 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.