Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

En otoño, refuerza sus defensas

Niña y niño tumbados entre hojas amarillas y manzanas

Bebés: un sistema inmune en desarrollo
Con el frío y la humedad los bebés y niños se resienten y aparecen los problemas de salud más comunes de estas fechas: afecciones de las vías respiratorias altas y otras causadas por rotavirus. Los bebés nacen con un número limitado de anticuerpos que le llegan a través de la madre y que se acaban alrededor de los 6 meses. A partir de ese momento, su organismo tiene que coger fuerza y crear un sistema inmune fuerte (tardará más de 60 meses en lograrlo). Por eso, durante los primeros años los niños se ponen más enfermos y con el paso del tiempo se harán más fuertes y crecerán más sanos. Se trata de un aprendizaje biológico que consiste en enfrentarse poco a poco a las infecciones habituales del ser humano. Sin embargo, cuanto más fuerte se encuentre el niño menos posibilidades tendrá de sufrir complicaciones asociadas (por ejemplo que un catarro se convierta en bronquiolitis).

 
Pero, ¿qué podemos hacer para reforzar su sistema inmunitario?

  • Lactancia materna. Es lo mejor para sus defensas, ya que es rica en inmunoglobulinas, que permanecen unos cuatro meses después de retirada la lactancia, linfocitos, lisozima y macrófagos. Además, transmite bacterias beneficiosas de su flora intestinal que le ayudan a crear su propio sistema inmunológico. En todo caso, si no puedes no hay que preocuparse: con la leche de fórmula estará bien alimentado.
  • Llevar el calendario de vacunas al día. Acude al pediatra para las revisiones preceptivas y no te saltes ninguna, de esta forma el sistema inmunológico se estrena sin correr riesgos.
  • Trata de que descanse todo lo que necesita. Cuando un niño no duerme lo suficiente la capacidad para combatir infecciones baja. Los estudios señalan que los niños que no tienen establecida una adecuada rutina de sueño son más propensos a padecer catarros, y otros problemas como obesidad, diabetes… además de afectar al crecimiento ya que la hormona que la regula alcanza los niveles más altos durante el sueño.
  • Anímale para que mantenga una actividad diaria. Estimúlale para que gatee, ande, salte, en definitiva a que se mueva. Cuando realizamos actividad física la sangre circula más rápido y arrastra posibles virus o bacterias.
  • Mantén una dieta equilibrada y sana. Las verduras y frutas poseen nutrientes naturales que protegen contra patógenos.
  • Paséalo todos los días. La exposición a la luz del sol ayuda a sintetizar la vitamina D, esencial para el crecimiento de huesos. Si es muy pequeño (menos de 3 meses) basta con salir a pasear en las horas de menos calor si la temperatura es alta.
  • Acaríciale a menudo. El contacto piel con piel en prematuros les ayuda a prevenir complicaciones asociadas a la inmadurez del sistema inmunitario. Si tu hijo no ha sido prematuro, el masaje después del baño o tenerlo en brazos le ayudará a reforzar sus defensas.
Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.