Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Escuela infantil: la comunicación con las familias, clave para la gestión

Mamá lleva a su hija de la mano hacia la escuela infantil

Involucrar a los padres, sinónimo de éxito
Es uno de los aspectos más importantes en la gestión de los centros de educación infantil: la relación con las familias de los alumnos. En estas edades, cuando las necesidades de los niños son prioritarias, tener una buena comunicación con las familias es clave para el éxito y la pervivencia del centro. Herramientas como la plataforma de comunicación Baby Control te ayudan a tener un contacto diario y constante con las familias. Sin embargo, el centro tiene que poner el énfasis en que la relación con las familias sea lo más fructífera posible, porque cuanto más involucre a las familias, mejor se sentirán estas y convertirse en prescriptores, recomendando nuestro centro a otras familias con niños pequeños. Si la comunicación con las familias es buena, ya tenemos mucho ganado en la gestión diaria, ya que los padres se convierten en aliados del centro y ayudan a que todo fluya correctamente.

 
¿Qué podemos hacer para mejorar esta comunicación?
Para involucrar a las familias en el día a día del centro es clave tener una buena comunicación. Te mostramos algunas pautas que te ayudarán a que la comunicación con las familias sea fluida. ¡Toma nota!

  • Tener las puertas del despacho abiertas para los padres. Hay que evitar el efecto bola de nieve con los problemas. Si mostramos a las familias que nuestro despacho está abierto para aquello que quieran comentar, puede evitar los corrillos en la puerta o las quejas en los grupos de whatsapp que pueden convertir una pequeña molestia en una queja generalizada. Dar confianza desde el principio y ser accesibles es clave para que los posibles problemas se solucionen pronto y de forma adecuada para todos.
  • Mostrar al principio de curso cuales son los cauces o las vías de comunicación que deben usar los padres cuando quieran comentar algo. Hablar primero con la tutora, hacer una reunión, ver cómo podemos solucionar una situación y asignar un día y un lugar para hacer todas esas reuniones. Los padres deben tener claro a quién dirigirse para según qué cosas. Para ello se puede utilizar la agenda digital en ambos sentidos. Los docentes se deben mostrar abiertos a las situaciones particulares de cada familia, mostrando con confianza y profesionalidad los puntos de vista que tenemos sobre las situaciones que se dan en el centro.
  • Escuchar. Es una clave fundamental de la comunicación. No se trata sólo de oír lo que nos quieren contar, sino hacer una escucha activa, intentando entender lo que nos quiere decir un padre. La crianza de los hijos a veces requiere mucho estrés y preocupaciones y como profesionales de la educación debemos intentar tranquilizarlos cuando corresponda u orientarlos cuando sea necesario. Por esta razón, si hay que tratar una cuestión es necesario establecer un momento concreto en un lugar habilitado para ello, porque de otra forma se contesta por inercia, y no se escucha la problemática a tratar.
  • No quedarnos a medias. Para ello, hay que preguntar todo lo que veamos necesario. Hablar con los padres, preguntarles por su situación, por cómo se encuentran… es clave para saber cómo podemos ayudar. No debemos olvidar que nuestra labor es educar y favorecer el aprendizaje y desarrollo de los niños, y para ellos debemos contar con toda la información disponible. Para ello, podemos organizar al principio reuniones con los padres donde nos cuenten cómo ven ellos a sus hijos, ver sus expectativas y conocer de primera mano sus preocupaciones.
  • Ser humildes. Ante la resolución de problemas, a veces hay que saber dar marcha atrás y reconocer cuándo nos hemos equivocado. Mostrarnos humildes y sinceros para intentar solucionar los conflictos que aparezcan. Tener una actitud positiva y de ayuda. Mostrarnos ante las familias como aliados es fundamental para que las familias confíen en nosotros y la relación sea próspera. Por esta razón, se trata de tener una actitud de tender una mano y no a la defensiva, ya que mostrarnos así dificulta la comunicación y el apoyo familiar al trabajo del centro.
  • Recalcar siempre lo positivo, incluso cuando haya algo negativo que decir. Lo negativo debe ser un punto a mejorar. Nuestra labor como docentes es reforzar lo positivo de los niños y trabajar para que los aspectos negativos desaparezcan o se atenúen. Ante un problema debemos involucrar a los padres, porque nuestro objetivo es que en casa se continúe lo aprendido en el centro. Para ello, una buena comunicación con las familias ayuda a que estas también se responsabilicen y entre todos tengamos un curso fructífero.

Por todo ello, la participación familiar es un factor esencial en el día a día de los centros educativos durante los primeros años y una buena comunicación es el puente que debemos tender para que las familias se involucren y participen de la educación de sus hijos. Para ello, debemos aprovechar al máximo los canales de comunicación que tenemos a nuestra disposición, ya que son herramientas muy útiles que nos facilitarán la comunicación entre familias y escuela.

Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.