Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Fomentar el bilingüismo desde la más tierna infancia

Niños aprendiendo idiomas en la escuela

Ser bilingüe es la capacidad que tienen algunas personas para comunicarse indistintamente en dos idiomas. Se considera que para ser nativo en una lengua es necesario que al menos un 20% de la comunicación diaria tenga lugar en ese idioma. Los estímulos en la lengua que se usa de forma minoritaria deben ser lo más personales e interactivos posibles para lograr que el niño adquiera el bilingüismo de forma natural. Cuanto antes empecemos con el proceso, mejor, para aprovechar la plasticidad del cerebro en los primeros años, además, cuanto antes nos expongamos al segundo idioma mejor para captar y poder reproducir los sonidos propios de cada idioma que se adquieren de forma adecuada en los primeros años de vida.

Las personas que crecen bilingües tienen el cerebro estructurado de forma distinta a aquellas que crecen con un solo idioma. Las imágenes cerebrales de las personas bilingües muestran más actividad en el lado izquierdo, donde se localizan las funciones del lenguaje. Los que son bilingües desde el nacimiento activan la misma parte del cerebro cuando utilizan las dos lenguas, por lo tanto, no traducen. Mientras, los que no lo son tienen una lengua materna que hace de apoyo a la segunda lengua.

Las personas bilingües no solo cuentan con la ventaja de poder comunicarse en otro idioma, lo que le puede dar oportunidades laborales en el futuro, además tienen unas capacidades especiales fruto de tener dos idiomas disponibles para expresarse y pensar: más capacidad metalingüística, es decir más conciencia sobre el lenguaje, lo que es fundamental para aprender a leer y escribir; más facilidad de aprender otras lenguas, ya que su cerebro se ha entrenado para aprender un idioma; más flexibilidad mental, encuentran más soluciones ante un mismo problema, una capacidad esencial en la creatividad; tienen más desarrollada la atención selectiva, y por lo tanto, son capaces de seleccionar la información de manera más eficaz y, por último, tienen más capacidad de realizar más de una tarea a la vez.

Un problema común en los niños que aprenden dos lenguas es que a veces sienten rechazo al hablar el idioma que menos utilizan. Lo primero que hay que hacer es no presionar al niño para que te hable, intenta no darle importancia y sigue usando el idioma que quieres fomentar, con el tiempo si irá arriesgando y conseguirá empezar a comunicarse. Ponerle en situaciones en las que necesite usar el idioma es clave para que empiece a usarla. Hay que tener en cuenta que si el niño no se ha criado desde el nacimiento con un segundo idioma, pasará por una etapa que se conoce como “periodo de silencio” donde el niño no emite una sola palabra, pero su cerebro está incorporando el segundo idioma. Este periodo dura entorno a un año.

 
Como estimular el bilingüismo

Hoy en día existen una gran cantidad de recursos para que los niños se expongan a otros idiomas. Incorporarlos a la vida cotidiana es fundamental para que los niños consigan con el tiempo llegar a ser bilingües. Si bien es verdad que en los hogares en los que se hablan dos idiomas es más sencillo, aquellos hogares en cuyos dos progenitores comparten la misma lengua se pueden establecer técnicas para exponer a sus hijos a otros idiomas.

  • Ver siempre que se pueda la televisión en versión original. Hoy en día con el TDT es una herramienta sencilla al alcance de todos, tan solo es necesario cambiar la opción de audio del televisor.
  • Acudir al cine a ver películas en VOS. Esto no siempre es sencillo, pero cada vez hay más cines que ofrecen estos pases.
  • Buscar libros adaptados a cada edad y en el idioma que se quiere fomentar y si es posible, leérselos o buscar a alguien que los lea por ti.
  • Buscar aplicaciones en otro idioma para que el niño realice actividades en otro idioma. Busca aquellas aplicaciones que se adapten a la edad y gustos del niño.
  • Si al menos uno de los progenitores habla en la lengua que se quiere fomentar: existen algunas estrategias que pueden servir para practicar la lengua y que el niño o niña lo vea como parte de un juego:
    • Estrategia de tiempo. Establecer un momento para hablar una determinada lengua. Por ejemplo, después de cenar y hasta la hora de dormir, todo se habla en otro idioma.
    • Estrategia de actividades. La comunicación tiene lugar al hacer algo concreto. Por ejemplo, vamos a montar en bici y mientras lo hacemos solo hablamos en otro idioma.
    • Estrategia de tema. Utilizar el idioma minoritario para hablar de un tema en concreto. Por ejemplo, si hablamos sobre los dibujos, hablar sobre ellos en el idioma que queremos fomentar.
Volver

2 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.