Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Invierno: niños y bebés protegidos del frío

Niños haciendo bola grande de nieve

Las bajas temperaturas, el viento, la lluvia… estamos inmersos en un gélido invierno y con estas condiciones meteorológicas, el cuidado de los niños debe extremarse. El objetivo: que los niños disfruten también del aire libre, pero sin enfermar. Te contamos por qué nos ponemos más enfermos en esta época del año, cómo abrigar a los niños correctamente y cómo proteger a los niños del frío invernal.

Los niños se enferman más cuando hace frío
¿Es el frío el causante de que durante esta época del año abunden constipados, gripes, bronquiolitis..? En general, la propagación de este tipo de infecciones se debe a que durante el invierno se convive más en espacios cerrados con otras personas, lo que favorece el contagio. Este año, debido a la pandemia y al uso extendido de mascarillas, se está viendo una menor incidencia de estas enfermedades. Además, algunos estudios apuntan a que durante el invierno nuestro sistema inmune se debilita y su respuesta a los virus es menor. Especial atención merecen los bebés, ya que durante los dos primeros años su sistema inmunológico no ha alcanzado la suficiente madurez para defenderse ante las infecciones igual que los adultos.

Bebés y niños: bien abrigados
Un niño está bien abrigado cuando logra mantener su temperatura corporal de forma constante. Tan malo es que pase frío como que pase calor. Lo más eficaz para conseguir esto es mediante el “método de la cebolla”, es decir, abrigarle por capas, ya que a menudo varias capas delgadas protegen más que pocas muy gruesas y el aire que queda entre las capas aísla mejor del frío. Además, abrigar por capas tiene la ventaja de poder adaptar la vestimenta a la temperatura, al ritmo de actividad del pequeño… evitando así cambios bruscos de temperatura.

Hay que tener en cuenta que cuando hay pocos grados se deben cubrir las partes más vulnerables al frío: un buen gorro y una bufanda protegen la cabeza, oídos y boca; así como los guantes y el calzado grueso aíslan del frío las manos y los pies. Lo importante: mantener la ropa seca para evitar enfriamientos.

 
Cómo proteger a los niños en invierno
¿Qué podemos hacer para que los niños se vean menos afectados por estas infecciones? Te contamos qué hacer para protegerlos ante las inclemencias del tiempo.

  • Mantener los espacios bien ventilados. La circulación del aire impide que los virus se propaguen y evita la expansión de los mismos.
  • Controlar las variaciones grandes de temperatura. Para ello, conviene que la calefacción se mantenga a alrededor de 22ºC y evitar una excesiva sequedad del ambiente, recurriendo a humidificadores si es necesario.
  • Vestir al niño con capas para adaptar la vestimenta a la temperatura real de cada momento. Tener en cuenta que una primera capa evacúa el sudor, la segunda retiene el calor y la tercera protege frente al viento o la humedad.
  • Proteger las partes más expuestas y sensibles. Cabeza, oídos, boca, nariz, pies y manos.
  • No olvidarse de la protección solar en invierno ya que pueden afectar a la delicada piel de los niños.
Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.