Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Las 10 claves para alimentar bien a tus hijos

Dos niño con gorros de cocineros comiendo un plato de macarrones

Inculcar buenos hábitos alimenticios en los niños es responsabilidad de los padres, pero también desde la Escuela Infantil se puede trabajar la educación de los niños para que desde pequeños comprendan la importancia que tiene una buena alimentación en su salud.

A la edad de tres años, cuando empieza la educación infantil, los padres empiezan a tomar conciencia de la diferencia de alimentación que llevan unos niños y otros. En este momento, cuando se coincide con otros padres y se observan qué llevan las familias a los niños a la hora de la merienda se intuyen las diferencias educativas en un tema tan importante como es la alimentación. Sin embargo, mucho antes se pueden imponer las bases de una buena alimentación. Desde que el niño es bebé y después en la escuela infantil o guardería comienza una educación fundamental para la salud del niño, en esta tarea padres y profesores tienen mucho que decir. Aquí te mostramos unas sencillas claves para conseguir que tu hijo lleve una alimentación variada y nutritiva, fundamental para su desarrollo físico y psicológico. No en vano, estar bien alimentado es garantía de salud.

1.- La importancia de las comidas. Todas las comidas son importantes, pero sin duda el desayuno es la comida donde hay que hacer un especial hincapié. Un buen desayuno debe contener fruta, lácteos e hidratos de carbono, en forma de pan o cereales. En las comidas y cenas se ha de potenciar los cereales, patatas y legumbres, sin olvidar la proteínas (carnes y pescados) pero estas en menos cantidad. El pan es fundamental y debe estar presente a diario en bocadillos, ya sea a media mañana o en la merienda. Si además, los cereales son integrales habrás hecho una elección ideal.

2.- Dar ejemplo. Los niños aprenden por imitación, así que intenta extremar tus comentarios negativos hacia las comidas. Fíjate en tu actitud e intenta que aprendan con tu ejemplo. Si tú comes de todo y te ven relajado y disfrutando de la comida, les predispones a que acepten mejor la comida que les pones.

3.- Concienciar al niño de la importancia de una buena alimentación. Hablar sobre los alimentos y su relación con el bienestar y la salud es una buena forma de que los niños vayan aprendiendo la importancia de comer correctamente. Cuéntales de donde vienen los alimentos, visita un huerto o una granja y relaciona estos espacios con nuestra alimentación.

4.- No disfrazar sabores. Abusar de la sal, el azúcar o los rebozados son formas que utilizan muchas familias para camuflar sabores que muchas veces a priori prejuzgamos como poco apetecibles para los niños. Intenta en la medida de lo posible ofrecer los alimentos de la forma más natural, sin esconderlos en salsas, harinas… Es mejor que coma poca cantidad de algo nuevo y que vaya poco a poco aceptando y aprendiendo a distinguir los sabores.

5.- Hacer los platos atractivos. Intenta que el plato resulte apetecible. Utiliza una vajilla bonita, con dibujos que le gusten y utiliza alimentos que aporten colorido y que estén bien presentados. El aspecto es clave para que los niños acepten mejor los alimentos.

6.- Tener paciencia. La introducción de los alimentos es difícil y a todos los niños les cuesta. Hay que intentarlo al menos tres o cuatro veces para que los niños empiecen a comer un alimento. Intenta no alimentar al niño solo con lo que le gusta y ve alternando los alimentos según sus gustos, sin olvidar los que se comen mal.

7.- Comer en familia. Comer juntos, con los padres, es un hábito muy saludable para toda la familia. La hora de la comida es un buen momento para fomentar la comunicación con los hijos y el sitio ideal para compartir uno de los mayores placeres que existen.

8.- Hacer partícipes a los niños en la elaboración de las comidas. Siempre que tengas la posibilidad, deja que los niños te ayuden a preparar la comida. Desde que son muy pequeños, en torno a los dos años, pueden echar los ingredientes de una pizza, amasar o ayudarte a poner y quitar la mesa.

9.- La televisión no ayuda. La televisión evita que haya comunicación. Acostumbra a los niños a dejar la tele para otro momento y así poder disfrutar de la comida en toda su plenitud.

10.- Cuidado con las porciones. Ten en cuenta las porciones, pon una cantidad apropiada para su edad, ya que el exceso de comida les cansa y hace que coman peor.

Volver

4 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.