Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Las 5 claves de la estimulación temprana

Una madre jugando mientras cocina con su bebé.

Todos conocemos algún amigo o amiga que ha llevado a su bebé casi desde que nació a todo tipo de actividades. En esto de la crianza cada padre valora lo que es más importante para sus hijos, y mientras unos creen que lo mejor para los niños es que estén lo más tranquilos posible, que coman, duerman, paseen y lleven una vida relajada para que poco a poco vayan adquiriendo las habilidades propias de su edad, otros deciden que cuanto antes empiecen a desarrollar las capacidades de sus vástagos antes verán los esperados resultados en forma de gran coordinación motriz, mayor capacidad de concentración y niños más inteligentes.

Lo cierto es que la estimulación temprana, siempre y cuando ésta no sea excesiva, es altamente beneficiosa y prueba de ello es que es una disciplina que gana cada día más adeptos, gracias a que en la actualidad existe mucha información acerca de las ventajas que conlleva.

Todos los bebés desde que nacen llevan impresos en sus genes toda la información necesaria para un correcto desarrollo, sin embargo éste es un proceso largo y delicado en el que entran en juego numerosos factores. Para que un niño se desarrolle correctamente es necesario no solo que todos sus órganos y estructuras neuronales funcionen correctamente sino que se les estimule de la manera adecuada. En este sentido, es fundamental el papel que tienen hoy en día los pediatras, en la detección precoz de problemas de un aparato psicomotor que aún está en proceso de desarrollo. Además, los padres deben tener en cuenta cuáles son los hitos de desarrollo comunes a todos los bebés según la edad que tienen.

El desarrollo psicomotor es un proceso continuo, todos los niños van adquiriendo distintas capacidades según un orden determinado y para que éstas se lleven a cabo es preciso que la maduración del cerebro sea apropiada, de otra manera estos cambios en el aparato psicomotor no se darían. En los primeros años, los niños tienen un desarrollo enorme. En tan sólo tres años deben aprender a andar, saltar, correr, hablar… todo ello requiere de unas destrezas enormes y en estos momentos es cuando la plasticidad del cerebro se haya en su momento ideal para aprender nuevas cosas. Todo en la vida del bebé está preparado para aprender al máximo. Por eso es en esta época cuando hay que detectar cualquier anomalía que pueda indicar que el desarrollo del niño no es el adecuado. Independientemente de que cada niño tiene su propio ritmo de maduración, es bueno consultar a un experto cuando se tienen dudas acerca del desarrollo psicomotor del bebé. En este sentido, siempre es mejor pecar por exceso que por defecto.

En los años 70 los investigadores dejaron constancia de que el pronóstico de aquellos niños que sufrían problemas en el desarrollo psicomotor, mejoraba enormemente cuando recibían estimulación sensorial y motora, por lo que se concluyó que ésta era fundamental para mejorar del desarrollo de los niños. Con el tiempo, se empezaron a utilizar estas técnicas en bebés que no tenían estos problemas y se descubrió que cuando eran estimulados avanzaban y mejoraban sus potencialidades.

Pero ¿en qué consiste la estimulación temprana? Y lo que es más importante ¿cómo saber qué necesita cada niño según el momento que está viviendo?

A rasgos generales, el sentido común es lo que indica si las actividades que realizamos con nuestros hijos son las adecuadas. Pero aquí te damos algunas claves que pueden también ayudarte a estimular a tu hijo para desarrollar su inteligencia.

CLAVE 1:
Para nutrir adecuadamente el cerebro infantil es importante tener en cuenta que tanto la información recibida como la carga emocional sean positivas. No sólo es importante enseñar cosas a los niños, sino enseñarlas de la manera adecuada. En este sentido, la forma de aprender influye directamente en el aprendizaje y lo que es más importante, la predisposición que tenga el pequeño hacia el aprendizaje. Acompañar al niño en este proceso, dándole seguridad y viviéndolo de forma lúdica es imprescindible para que el niño se divierta mientras aprende, algo que sobre todo tiene enormes beneficios a largo plazo.

CLAVE 2:
En los primeros años, los niños aprenden a base de experiencias. Por lo tanto, cuanto más rico sea el ambiente en experiencias tanto más oportunidades le estamos ofreciendo a su pequeño cerebro para que se desarrolle completamente. Tocar diferentes texturas, temperaturas, formas… se trata de proporcionar a los niños diferentes materiales para que descubran poco a poco conceptos que enriquezcan al máximo su desarrollo.

CLAVE 3:
En la fijación del aprendizaje entra una variable fundamental que se desarrolla a lo largo del tiempo. El sueño. Por eso es fundamental que lo antes posible (alrededor del tercer o cuarto mes) se establezcan unas rutinas de comida y sueño adaptados a la edad del bebé que permitan fijar el conocimiento de lo que haya adquirido durante el día.

CLAVE 4:
La seguridad de vivir el desarrollo personal con los padres. Acompañar a los pequeños en estos procesos, a través del juego, refuerza la autoestima de los niños y les proporciona grandes beneficios emocionales, esenciales para la formación de su carácter. El afecto es un aspecto fundamental en el desarrollo de la personalidad de los más pequeños. No existe mayor estimulación que la de proporcionar al niño la seguridad y el afecto necesario para su desarrollo. Hablarle, tocarle, abrazarle, jugar y reír con el bebé son reacciones normales e imprescindibles para crear el vínculo afectivo y que el niño se desarrolle correctamente.

CLAVE 5:
El juego. Los niños imitan jugando o juegan imitando. En todos los casos, los dos procesos son determinantes para el desarrollo motriz del pequeño. Desde los tres meses y hasta que los niños son mayores, el juego, participa directamente en el desarrollo sensoriomotor. En todo este proceso, la participación de los padres da confianza a los niños y si los modelos que tienen los niños son maduros emocionalmente, lógicos en su pensamiento y coherentes en sus actos, además de creativos, será más fácil para el niño convertirse en un adolescente y adulto con una personalidad sólida y equilibrada.

En definitiva, se trata de dar al niño el entorno adecuado para que crezca seguro y desarrolle al máximo su potencialidad.

Volver

8 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.