Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Niños con miedo al agua: cómo ayudarles

Papá jugando en el borde de la piscina con su bebé

Algunos niños sienten miedo al agua
Durante el verano la piscina y la playa suelen ser los sitios preferidos de los más pequeños. El motivo: el agua. La mayoría de los niños disfrutan del medio acuático, pero también los hay que sienten miedo y rechazo lo que supone un problema porque aprender a nadar es importante para su seguridad. Pero, ¿de dónde viene ese miedo? Según un estudio realizado por la Universidad de León, este tipo de miedo se engloba en los miedos que se desarrollan ante el aprendizaje de cualquier habilidad. Muchas veces se trata de inseguridad física, el niño se anticipa al peligro, otras veces puede ser fruto del reflejo del miedo que sienten los adultos, de alguna experiencia negativa en el agua o bien de una práctica pedagógica inadecuada cuando estaban aprendiendo a nadar.

 
Jugar en el agua: clave para disfrutar
Si los niños disfrutan naturalmente del agua, podemos ayudarle a que la experiencia acuática sea lo más placentera posible. Para ello, desde que son bebés debemos:

  • No exponerles a agua muy fría o muy caliente que les provoque rechazo al baño.
  • Llenar la bañera con un nivel adecuado a su edad. Se trata de que el bebé se sienta cómodo y no se asuste.
  • No rociarles con agua por encima de modo directo. Usar una esponja suave, o un cubo, para que el chorro no les asuste.
  • Hacer del baño un momento de placer. Cantarles, hablarles, ponerles música o jugar con ellos. Todo vale para que los niños asocien agua con diversión y se sientan relajados.
  • Siempre bajo vigilancia, animarles a bucear dentro del agua. Acostumbrarles al contacto del agua en el la cabeza es una forma de iniciación en la respiración acuática.

 
Consejos para perder el miedo
Si el niño, a pesar de ello, sigue sintiendo rechazo al agua, esto es lo que está en tus manos para que poco a poco vaya venciendo su temor:

  • Tú eres un ejemplo. Debes mostrar confianza. Si el niño ve que tú estás tranquilo le ayudará a sentirse relajado y tenderá a dejarse llevar.
  • No presionarle. Cada niño tiene su evolución y hay que respetar su ritmo. Animarle, sí, pero sin obligarle a dar pasos para los que puede no sentirse preparado.
  • Ir poco a poco. Dejar que se moje progresivamente en lugar de tirarle al agua sin más. Jugar un rato en la orilla puede ser un buen punto de partida antes de iniciar el baño.
  • Fomentar las actividades lúdicas y dotarle de elementos que le den seguridad: flotadores, churros, cinturones…
  • No le pierdas de vista y acompáñale cuando sea necesario. Se trata de evitar malas experiencias.
  • Ten paciencia. Algunos niños tardan más de lo esperado en desenvolverse en el agua, pero no por ello debemos presionarle. A veces, pasado el miedo inicial vuelven a sentir miedo, esto pasa muchas veces después de un parón sin meterse en la playa o la piscina. Lo importante es que poco a poco el niño gane en seguridad y disfrute del baño con tranquilidad.
Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.