Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Niños con miedo: los temores más comunes y cómo combatirlos

Un niño con peluche y la sombra de un montruo en el fondo

La confianza: clave para superar el miedo
Cuando hablamos de miedos infantiles, la mayoría de nosotros pensamos en los dos años, porque en ese momento de la vida, los niños tienen una imaginación exacerbada y como están empezando a hablar empiezan a expresar sus inquietudes. Sin embargo, mucho antes, los niños ya sienten miedo ante el abandono o ante las personas que no conocen y buscan el consuelo de sus padres para sentirse seguros. Darles confianza y apoyo es fundamental para que esta etapa se convierta en transitoria y termine pronto.

El miedo en la infancia es evolutivo, es decir, va cambiando según su edad. Lo importante es que aprendan a superarlos y tratar de que no se queden con ellos y se acumulen según vayan creciendo. El miedo está relacionado con el instinto de supervivencia y según los niños ganan en autonomía, los miedos tienden a desparecer.

 
Los miedos más habituales y cómo combatirlos
Te contamos cuáles son los miedos más comunes y cómo podemos ayudar a los niños a superarlos. Eso sí, dependiendo de la sensibilidad de nuestro pequeño, la intensidad o la duración de los miedos puede ser mayor o menor. Así, que ármate de paciencia. Es una época complicada, pero casi el 100% de las veces se resuelve satisfactoriamente.

 
Miedo a la separación. Alrededor del año todos los niños sienten temor a la separación. En unos niños será más evidente que en otros, porque llorarán más o lo expresarán de forma más exagerada; pero todos lo sufren en mayor o menor medida.

¿Qué podemos hacer?
Algunos juegos como el cucú-tras, o el escondite son de gran ayuda para que entiendan que, aunque desaparezcas de su vista, no te has ido. Dejarles a ratos solos también es de gran ayuda, podemos hacer que nos oiga y que sientan que estemos cerca, aunque no estemos delante, lo que le permitirá manejarse con más tranquilidad.

Además, cuando vayamos a dejarlos solos porque tenemos que salir es fundamental despedirnos de él, aunque llore. De esta manera, sabrá que puede confiar en nosotros y le dará seguridad. Por lo tanto, escaparnos a escondidas es contraproducente: le provoca inseguridad y puede que reaccione con miedo a la separación, manteniéndose a nuestro lado en todo momento, por el temor a que desaparezcamos.

 
Miedo a los extraños. Este tipo de miedo es una variación del miedo a la separación, y empieza a manifestarse alrededor de los ocho meses. Algunos niños se aferran a los padres cuando les habla un desconocido o incluso un familiar al que no ven a menudo.

¿Qué hacer?
No regañarle y actuar con normalidad. Hay que respetar el ritmo del niño y darle tiempo para que se acerque poco a poco, desde la confianza.

 
Miedo a la oscuridad. Es otra manifestación del temor a la separación y, en resumen, es el miedo a quedarse solo y desprotegido sin el acompañamiento de mamá o papá.

¿Qué hacer?
Lo primero es tranquilizarle y acompañarle a ratitos, evitando dejarle llorar solo a ver si termina pasándosele. Dejarle sin atención, confirma su temor al abandono y hace que su miedo crezca.La idea es estar con él a ratitos, tratando de que cada vez pase más tiempo solo. Ofrecerle un peluche, dejar un poco la puerta abierta, o una luz en el exterior puede ayudarles a hacer este miedo más llevadero.

 
Miedo a las tijeras. También es frecuente que los niños tengan miedo de que les corten el pelo o las uñas. Cuando son pequeños no saben qué duele y qué no, ni conocen su propio cuerpo bien. Por lo que las tijeras les parece un instrumento peligroso que puede hacerles daño.

¿Qué hacer?
Tranquilízale y ponte de ejemplo. Si él ve que te cortas tu primero las uñas o el pelo y no duele irá poco a poco teniendo confianza. Ármate de paciencia y ve poco a poco, sin forzar la situación demasiado.

 
Miedo a determinados juguetes
Algunos juguetes pueden asustar a los niños en lugar de divertirles. Puede ser porque sean muy ruidosos, por la expresión de su cara o por sus colores. Es muy conocido el temor que muchos niños sienten hacia los payasos: sus movimientos, sus voces, sus llamativas ropas…

¿Qué hacer?
Quizá es el miedo más fácil de superar, ya que con eliminar el juguete de su estantería es suficiente. No es recomendable darle explicaciones, porque seguramente no es capaz de entenderlas bien y lo que el niño necesita es nuestra comprensión y consuelo. Un buen abrazo o contarles un cuento que desdramatice la situación, incluso poniendo al personaje que le da miedo como un ser ridículo, patoso… suele ser suficiente para que el temor poco a poco desaparezca.

Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.