Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Niños y bebés: cómo organizar la merienda perfecta

Niños sonrientes comiendo bocadillos

El 81% de los niños españoles meriendan y en su mayoría (un 65%) apuesta por el bocadillo frente a la bollería (un 20%) o a otras opciones más minoritarias. Desde una edad temprana, más o menos los dos años el niño puede acostumbrarse a comer algún tipo de pan durante la merienda acompañada de un relleno apropiado: rico en proteínas y bajo en grasas preferiblemente.

Los expertos en nutrición aseguran que en la variedad está la clave. Es más importante que intentemos en la medida de lo posible ir variando los alimentos que tomamos a que demos todos los días la misma merienda a los pequeños. Sin embargo, esta máxima no siempre es fácil de cumplir, ya que las prisas nos hacen elegir aquello que nos resulta más fácil. A la hora de preparar la merienda, lo mejor sería planificarlo y tener en cuenta lo siguiente:

  • Elegir alimentos nutritivos. Embutidos bajos en grasas, quesos, atún… El pan es un alimento rico en energía y sin duda apropiado para los niños que están en pleno crecimiento. Es importante que el pan se encuentre entre los alimentos habituales en su ingesta diaria ya que existen estudios que relacionan el sobrepeso con un menor consumo de pan en favor de alimentos más grasos.
  • Optar por aquellos alimentos que complementen su dieta. Si el niño toma poca leche, se puede completar la merienda con un lácteo o con fruta si normalmente no la toma. Si le cuesta comer la fruta, por ejemplo, ofrécesela en primer lugar, ya que si tiene hambre y no ve alternativa puede que termine por aceptar el alimento.
  • Incluir siempre que se pueda una ración de frutos secos. Contienen fibra pero son extraordinariamente nutritivos. Elígelos en la medida de lo posible naturales, sin tostar ni sal añadidas. Un puñadito pequeño es suficiente y no aporta demasiadas calorías.
  • Evitar dentro de lo posible la bollería industrial. No pasa nada por comer un bollo de vez en cuando, pero incluirlo de forma habitual no es lo más apropiado. Lo más importante son las grasas que contiene, las grasas hidrogenadas son más perjudiciales que las que se elaboran con maíz o semillas. Además, ten en cuenta las calorías que aporta.
  • Incluir una variedad de alimentos si es posible. Intenta variar los alimentos que incluyes en la dieta, puedes ir variando unos días bocadillo (es la opción más deseable) con otras como galletas, bizcochos… y completar la merienda con una pieza de fruta o zumo (preferiblemente natural).

Además, ten en cuenta las horas a las que se realiza para que no interfiera con la comida ni con la cena. Lo más recomendable es que se distancie unas tres horas con la comida y otras tres con la cena. Es decir, si come a las 13 horas debería merendar a las 16 horas y cenar a las 19 horas. Y por último, no olvides la cantidad de alimento que los niños deben tomar. Ten en cuenta la actividad que realiza el niño para aumentar o disminuir la ración que le estás ofreciendo. Se trata de que no se quede con hambre, para evitar picar alimentos grasos o muy calóricos, y que tampoco meriende tanto que le quite las ganas de cenar.

Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.