Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

Pautas para educar sin agresividad

Hermanas peleando

Cuando los niños son pequeños, más o menos alrededor de los dos años, entra dentro de lo normal que respondan con agresividad ante cualquier frustración o enfado. Sin embargo, en cuanto aparecen estos comportamientos, conviene ponerles freno. Corregir estas conductas desde el principio es fundamental para que no las incorporen según vayan creciendo.

Tener claras una serie de pautas desde pequeños ayudará a prevenir conductas agresivas en los niños. A partir de los dos años, entra dentro de lo normal, que en alguna ocasión el niño actúe con violencia para obtener algo. Un mordisco, una patada, un empujón… son recursos que los pequeños aprenden de su entorno, ya sea familiar o en su escuela infantil o guardería. Los niños aprenden pronto que un gesto agresivo le puede acarrear ciertos beneficios, llegando a conseguir aquello que quieren. Si un pequeño quiere un juguete de otro niño y comprueba que mediante la agresividad lo consigue o si quiere captar la atención de los padres y de esta manera lo consigue, aunque sea a costa de una regañina, lo adoptará como un recurso a usar en estas situaciones.

Para atajar estas actitudes, los expertos señalan que en primer lugar hay que eliminar las consecuencias positivas que trae aparejada la agresión. Si quiere algo en concreto, denegárselo y si no sabemos lo que quiere y golpea o trata de golpear a los padres hay que desviar su atención y responder con cariños. Aunque cueste hacerlo, los padres deben responder a los hijos sin agresividad ni ansiedad, intentando comprender sus causas para reaccionar como adultos, sin entrar en el juego que el niño pretende meterlos. Si pasa el tiempo, si cumple más de cuatro años y medio y continúa usando la agresividad para resolver situaciones o el comportamiento del niño es excesivo, conviene consultar a un profesional.

 
Tener claras una serie de pautas y ser constantes en su aplicación desde edades tempranas, ayudará a evitar las conductas agresivas en los niños. Estas son, según los expertos, las que se deben tener en cuenta:

  • Los padres son un modelo a seguir para los hijos. Si ante una agresión respondemos con agresividad, el niño la incorporará a sus recursos de supervivencia.
  • Si la situación vemos que nos supera y no mantenemos la calma necesaria para resolver el conflicto, podemos usar la técnica de “tiempo fuera”, manteniendo apartado al niño durante unos minutos. El tiempo depende de la edad del niño, a razón de un minuto por año más o menos.
  • Otra forma de resolver el conflicto de forma adecuada es identificar las conductas positivas que le reportan los mismos beneficios que el niño está buscando y elogiarlas o recompensarlas para reforzar este tipo de conductas.
  • Si nuestro hijo es agredido, tampoco hay que ceder. El niño tiene que ver que trae consecuencias, se puede intentar ver que se le da una solución, ya sea no cediendo ante las peticiones del agresor, ya sea hablando con los padres del otro niño… pero nunca intentando que devuelva la agresión para que aprenda a defenderse, ya que se le incita a la violencia y a dar una imagen de que impera la ley del más fuerte.
  • Si nuestro hijo es el que agrede, hay que enseñarle que debe pedir disculpas. El agredido debe ser atendido, pero dentro de lo razonable, sin victimizarlo en exceso.
  • Si la pelea es entre hermanos hay que tener en cuenta que forma parte del crecimiento y de exploración de sus fuerzas y límites. Los celos son uno de los motivos principales de las riñas entre hermanos, por lo que los padres deben reaccionar: separando, buscando causas, mostrando consecuencias y siendo lo más ecuánimes posible, tanto en reprimendas como en elogios.
Volver

3 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.