Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

¿Toma tu hijo demasiadas proteínas?

Una mamá da una zanahoria a su bebé

Más verduras y menos carne o pescado
“Deja el pan que no vas a comer. Termina el filete y ya está”, son frases muy comunes en la mesa de muchos hogares. En general, priorizamos el consumo de proteínas (carne y pescado) y tomamos las verduras, arroz, el pan o las patatas como un acompañamiento sin importancia, cuando debería ser al contrario.

Si nos vamos a la pirámide de alimentos, podemos verlo claramente: la alimentación debe constar preferentemente de productos que se encuentran en la base: frutas, hortalizas, legumbres, cereales (mejor integrales), frutos secos y menos cantidad de los que están arriba de la pirámide: los alimentos de origen animal (carne, pescado, huevos y lácteos). La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños no tomen más del 15% de proteínas del total de su dieta diaria. Si seguimos estas recomendaciones deberíamos poner el foco en que el niño tomara más el acompañamiento que terminar el filete.

Por qué no debemos abusar de las proteínas
Es una creencia popular errónea que las proteínas animales alimentan más. Pero el problema es que el exceso de proteínas puede ser perjudicial para los niños. Si sumamos la carne y pescado diario a leche, yogures, quesitos, jamón de york o pavo en la merienda y sumamos la cantidad de proteínas que toman los niños, podemos asegurar que sobrepasan con mucho lo que deberían tomar al día. ¿El problema? Una investigación de la Universidad de Umea (Suecia) ha concluido que el exceso de proteínas en los dos primeros años se relaciona con el riesgo de padecer sobrepeso en la edad adulta. Además, propicia que se acelere el crecimiento, fenómeno que afecta a la pubertad precoz.

Las proteínas son necesarias para que los niños crezcan sanos y son imprescindibles en la dieta infantil. Contienen grasas, hidratos de carbono, hidrógeno y oxígeno, carbono… sustancias claves en el crecimiento y en la reparación de tejidos. Por eso no hay que eliminarlas sino variar al máximo su consumo. Son fuente de proteínas el pescado, las legumbres, los cereales y vegetales que deben ser importantes en la dieta infantil. Las proteínas vegetales (las que proceden de legumbres, cereales o frutos secos entre otros) tienen menos grasas saturadas, colesterol y exceso de calorías. Una buena combinación sería mezclar siempre los cereales (pasta, arroz, pan, quinoa…) con frutos secos (almendras, nueces, piñones…) o con legumbres (guisantes, garbanzos, lentejas…).

 
Cuántas proteínas necesita un niño según la edad

  • En los primeros seis meses la OMS señala que los bebés deben consumir 2,2 gramos de proteínas al día por cada kilo de peso. Esto se alcanza con la leche materna o la de fórmula.
  • Entre los 1 y los 3 años, las necesidades diarias de proteínas son 1 gramo por cada kilo.
  • Después de esa edad y durante la edad adulta se necesitan 0,8 gramos por kilo. Sí, las necesidades de proteína bajan con la edad, no suben.

Si lo llevamos a los alimentos, podemos ver que un huevo tiene 4 g de proteínas, 100 g de pasta, unos 12 gramos; 100 gramos de carne o pescado, alrededor de 20 gramos y un vaso de leche (200ml) contienen unos 6 gramos. Así que calcula: seguro que si hacemos cuentas sumamos muchas más proteínas de las necesarias.

 
Qué riesgos tiene tomar un exceso de proteínas en la dieta
Aunque las proteínas son necesarias en la dieta, un exceso de las mismas conlleva ciertos riesgos:

  • Las grasas saturadas, el colesterol, la sal… aumentan la posibilidad de sufrir obesidad (la cantidad que tomamos de más se convierte en grasa), problemas cardiovasculares o renales.
  • Hacen trabajar más a los riñones al hígado, cuando son órganos que los bebés están desarrollando.
  • El fósforo dificulta la absorción de calcio, clave en el fortalecimiento de los huesos.

Tú, el mejor ejemplo
Si te ataca el hambre entre horas, en lugar de tomar un trozo de fuet, una galleta o un trozo de queso, pela una zanahoria, córtala en tiras y déjala en un plato. Dar ejemplo es sin duda la mejor manera de que los niños se acostumbren a tomar alimentos sanos y saludables e ir reduciendo los que no necesitamos.

Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.