Logotipo Baby Control Agenda Digital Logotipo Baby Control Electrónica para guarderías y escuelas infantiles
X Acceso Prueba Gratis
Volver

¿Tu hijo no quiere compartir? Enséñale

Un niño comparte juguetes en la escuela infantil

Navidad: ideal para fomentar la generosidad
Llega uno de los momentos del año más esperado para los niños: la Navidad y con ellas los regalos y juguetes. Es el momento idóneo para tratar un tema que preocupa a muchos padres: a los niños les cuesta compartir con los demás. Por esto, te damos unos consejos prácticos para fomentar su generosidad. ¡Toma nota!

Niños egocéntricos, una etapa de su desarrollo
Aunque algunos padres se desesperan con los hijos porque a pesar de tener de todo no quieren prestar sus cosas, este compartimiento es muy normal en la etapa de los dos a tres años, una fase por la que todos los niños atraviesan en mayor o menor medida.

“Mío”. Es una de las palabras que más se repiten en determinadas situaciones y que responden al egocentrismo propio de los niños, cuando creen que todo los que les rodea les pertenece. Compartir es una actitud que el niño tiene que aprender cuando comparte juegos con los demás y que responde a una conciencia moral que incluye la idea de cómo queremos ser. Sin embargo, la conciencia se desarrolla poco a poco, porque para ello primero tiene que crear su propia identidad y valorar a sus iguales, para ver el beneficio que le supone compartir. Es un proceso madurativo que lleva su tiempo. Según el psicólogo Jean Piaget el egoísmo es una conducta pasajera que muestra su grado más elevado desde los 18 a los 24 meses, aunque se puede prolongar hasta los 4 o 5 años.

Ser generoso, un aprendizaje
De forma innata, nuestra predisposición natural es no querer compartir, sin embargo, diversas investigaciones han demostrado que la capacidad de comportarse de forma altruista se puede aprender. Un ambiente adecuado en casa, en la Escuela Infantil o Colegio y en sus círculos sociales influye de forma significativa en los niños, que absorben con avidez todos aquellos comportamientos que observan e imitan el modelo de conducta que viven a su alrededor. Por esta razón, nuestra forma de actuar es clave y les ayudará a superar el egoísmo.

 
Consejos para poner en práctica
Estos son algunos consejos para ayudar a nuestros hijos a ser generosos. Son acciones que podemos realizar en casa y se fomentan en la Escuela, así que accede a tu agenda digital y comunícate con el tutor de tu hijo para saber si están trabajando esta conducta en tu centro escolar. ¡Toma nota!

  • Muéstrale que compartir no es perder algo. Si él entiende que compartir va a implicar que se queda sin su juguete para que otro juegue, se negará en rotundo. Lógico, ¿no? La clave aquí es explicarle que se pueden establecer turnos, primero juega un niño y luego otro, durante un tiempo determinado. De esta forma, lograremos que no viva el compartir como una pérdida sino solo como un rato de “fastidio”.
  • Enfatizar los juegos en grupo. Si el niño está acostumbrado a jugar en solitario o con juguetes individualistas es más complicado que desarrolle actitudes de generosidad. Por el contrario, las actividades y juegos con otros niños que impliquen que varios interactúen con un mismo objeto (pelotas, cuerdas…) permite a los niños compartir mientras se divierten.
  • Aprender la diferencia entre lo suyo y lo del resto. Durante la infancia el sentimiento de posesión es a veces tan intenso que algunos niños perciben como suyo no solo lo propio, sino los de los demás. Debemos mostrarles la diferencia. Por ejemplo, en el parque el columpio es de todos y por lo tanto se debe disfrutar a ratitos.
  • No obligarle. Se trata de enseñarle los beneficios de compartir, no de obligarle a dejar un objeto a un amigo o a un desconocido. Muchas veces los juguetes tienen una gran carga emocional para ellos y no les resulta fácil compartirlos. La idea es hablarle de los beneficios de compartir, así podrá jugar con otros y será más divertido.
  • No usar el lenguaje amenazante. Frases del tipo “Si no se lo dejas, no jugará contigo”, “Si no compartes, no va a querer ser tu amigo”. Estos mensajes no aportan ningún efecto positivo y es mejor evitarlos. Ante estas situaciones es más efectivo explicar las buenas consecuencias que se producen al ser generoso. “Si lo compartes, jugaréis juntos”.
Volver

0 comentarios de los usuarios

Quiero dejar un comentario
Icono de dos bocadillos

Escribe aquí tus comentarios

Normas de uso: No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes. Tu mensaje debe cumplir determinadas normas de buena conducta. Los mensajes que contengan descalificaciones personales, comentarios soeces o dañen el honor o la intimidad de otras personas o centros infantiles podrán ser eliminados.



Volver
Cerrar Cookies Política de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información.